• Martes, 21 de noviembre de 2017

“Siete erres para las organizaciones de salud: repensar, rediseñar, reusar, reparar, remanufacturar, reciclar y recuperar”

Rafael López Iglesias, gerente del Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) y miembro de la Junta Directiva de SEDISA

Rafael López Iglesias SEDISA

Las nuevas tecnologías han llegado al campo de la gerencia para quedarse por los beneficios que ofrecen. Rafael López Iglesias, gerente del Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) y miembro de la Junta Directiva de SEDISA, explica que son necesarias para integrar al paciente y al ciudadano en la organización sanitaria.

¿Qué han supuesto las nuevas tecnologías en el proceso de gestión?

Son una herramienta de mejora, ya que han proporcionado al paciente una asistencia sanitaria de mayor calidad, más segura y accesible. Al profesional le aporta rapidez en la asistencia, mayor comunicación y coordinación, y a la organización sanitaria transparencia y mejora de los resultados en salud, al aumentar la eficacia y la eficiencia de los procesos.

¿En qué campos están siendo más empleadas?

En la asistencia directa del paciente, como es en el diagnóstico por imagen, en la actividad quirúrgica, en la prescripción electrónica o receta electrónica. También en la comunicación entre niveles asistenciales y entre profesionales, y en la investigación.

¿Hacia dónde se implementará su uso?

Se implementarán en acercar e integrar al paciente y al ciudadano en la organización sanitaria y viceversa. El Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) ya ha incluido entre sus líneas estratégicas la nueva relación con pacientes y ciudadanos y ha potenciado herramientas para el empoderamiento de sus usuarios como el aula del paciente y la carpeta del paciente.

¿Cuáles son las áreas de la gestión más beneficiadas por las nuevas tecnologías?

Gestionar supone coordinar y motivar a las personas de una organización. Por ello, las nuevas tecnologías son una herramienta excelente para la comunicación interna con los profesionales y también para la comunicación externa hacia la sociedad. A través del Portal de Salud de Castilla y León y desde su Portal de Transparencia se facilita información y datos sobre la realidad de nuestro sistema público de salud. Desde estos, se puede acceder a los recursos sanitarios, su distribución en el territorio, su actividad, así como al gasto sanitario, a la docencia y a la investigación biosanitaria.

¿Qué papel tienen en la continuidad asistencial?

Las TIC son garantía de continuidad asistencial y de coordinación sociosanitaria. El Sacyl ha abordado un proyecto de plataforma sociosanitaria en la que se están diseñando, explorando y perfeccionando nuevos modelos de atención y de actuación conjunta desde los ámbitos social y sanitario, especialmente para el ciudadano que reúna las condiciones de paciente crónico y/o persona en situación de dependencia, apoyándose en la evolución tecnológica de las herramientas actuales y la ampliación de las mismas, bajo la forma de un living-lab, un banco de pruebas reales y entorno de experimentación donde usuarios y productores pueden co-crear innovaciones. Por otra parte, nuestra Estrategia de Atención al Paciente Crónico contempla la creación de las Unidades de Continuidad Asistencial (UCAS), dentro del proceso de atención al paciente crónico pluripatológico, como espacios de atención compartida, constituidos por dispositivos ubicados en el hospital y que desarrollan su función junto con los centros de salud de referencia, asegurando la integración y la continuidad de la atención al paciente. Sus características más relevantes son el acceso ágil, la atención rápida y la alta capacidad de resolución, y forman parte del proceso asistencial en el que intervienen profesionales de Atención Primaria, del hospital y de los servicios sociales.

¿Cómo se están implantando?

La implantación de las nuevas tecnologías se está realizando a través del desarrollo de la historia clínica electrónica y la receta electrónica ya desplegadas en el 100 por cien de los centros asistenciales del Sacyl. En relación a la continuidad asistencial, el Servicio de Salud de Castilla y León está implementando en las áreas de salud una gerencia integrada, las denominadas gerencias de asistencia sanitaria, que vienen a sustituir a las actuales gerencias de salud de área y la subdivisión entre gerencias de Atención Primaria y gerencias de Atención Especializada, para gestionar todos los recursos de todos los niveles asistenciales, lo que va a conllevar no sólo una reducción y simplificación de estructuras sino una mayor integración y mejor coordinación funcional entre los niveles asistenciales de Primaria y Hospitalaria.

¿Qué hay que mejorar en este sentido?

Continuar en la línea del plan de mejora de la calidad que el Sacyl ha puesto en marcha. En este sentido, se ha efectuado una autoevaluación en los últimos cuatro años, en el 100 por cien de los centros, según el modelo de calidad EFQM. Sus resultados se han plasmado en un plan de mejora y está prevista una nueva autoevaluación de calidad en el próximo año 2018.

En relación a la atención a los crónicos, ¿qué están aportando?

En el Sacyl se ha puesto en marcha la Estrategia de Atención al Paciente Crónico dirigida fundamentalmente a todos los pacientes crónicos, si bien se ha considerado necesario establecer prioridades en su implantación en función de la mayor prevalencia e impacto en los ciudadanos y en el sistema sanitario, con el fin de facilitar su desarrollo. En este sentido se han priorizado de manera inicial patologías, como enfermedades cardiológicas, ictus, enfermedades neurodegenerativas y demencia, diabetes, enfermedades respiratorias, digestivas, osteomusculares, mentales y enfermedad renal crónica. Por su parte, el cáncer y la infección por VIH ya están integradas en estrategias específicas para su abordaje, aunque se contempla la posibilidad de adaptación del proceso de atención de estas patologías al marco de atención a la cronicidad.

¿Cómo las está recibiendo el paciente y, en el caso de los dependientes, sus cuidadores?

En la Estrategia de Atención al Paciente Crónico tienen un papel relevante los pacientes, familiares y asociaciones comunitarias.

¿Cómo se plantea en el futuro la gestión para mejorar la eficiencia y eficacia del sistema?

Cada cuatro años se revisan las líneas estratégicas de la Gerencia Regional de Salud y cada año se evalúa el Plan Anual de Gestión. Los resultados obtenidos de cada evaluación sirven para confeccionar los objetivos del siguiente plan para seguir mejorando en eficacia y eficiencia.

Con la irrupción del Big Data, ¿se está planteando cambios en el proceso de gestión?

El futuro de las organizaciones en salud viene condicionando por el desarrollo de las siete erres: repensar, rediseñar, reusar, reparar, remanufacturar, reciclar y recuperar. El Big Data define la cantidad de datos de los que vamos a disponer sobre diversos agentes del sistema. Gracias a la historia clínica electrónica podremos poseer programas informáticos que analicen, criben y seleccionen información clínica y estados de salud que permitan orientar el tratamiento y el diagnóstico. Esto se realizará a través de un programa de ordenador inteligente. También permitirá la interoperabilidad de los registros sanitarios y se podrá coordinar mejor el cuidado y comunicarse con los cuidadores. Otro aspecto clave es que los datos producidos en los procesos de atención a pacientes podrán ser medidos con los del propio paciente o con los de otros pacientes que participen en el mismo proceso de atención. Esto permitirá realizar análisis intercentros. No obstante, se debe trabajar paralelamente en los temas de la seguridad y la confidencialidad de los datos.

¿Cómo se están materializando o cómo se van a materializar?

Tenemos un proyecto piloto de Big Data en el Complejo Asistencial Universitario de León y, precisamente, al final de este mes, hemos organizado una reunión con los gerentes de Atención Primaria y Hospitalaria para evaluar este tema.

¿Qué plazos hay previstos para dicha implementación?

Aún están por determinar, ya que depende de los resultados del proyecto piloto.

¿Cómo está trabajando en red el Sacyl?

Tenemos un proyecto de alianzas estratégicas. La constitución de una alianza estratégica no es un proceso sencillo. Precisa un desarrollo muy planificado que requiere del tiempo y compromiso por parte tanto de los gestores como de los profesionales, que son finalmente los que consiguen que el valor añadido que puede aportar la utilización de esta fórmula se transforme en mayor y mejor atención al ciudadano. Las alianzas estratégicas entre los distintos centros y servicios de la Sanidad pública de Castilla y León giran en torno a funcionar de manera integrada, trabajar por la sostenibilidad y la eficiencia y aprovechar al máximo los recursos humanos, materiales y de conocimiento.

En cuanto a la Medicina de Precisión, ¿está llegado de forma igual a la práctica clínica en todas las áreas?

La gran cantidad de datos que producirán las nuevas tecnologías darán lugar a una mayor precisión. Tendrán lugar lo que se denominan las 4P, es decir, la Medicina personalizada, predictiva, preventiva y participativa. Gracias a estos datos que los pacientes van incorporando conoceremos mucho más y mejor los resultados de nuestros sistemas sanitarios. También nos permitirán conocer mucho más acerca de nuestros modelos de atención al paciente y de la calidad de estos. También de nuestra capacidad de integrar al paciente en los procesos y del valor que podamos añadir a las nuevas tecnologías y a los pacientes.

¿En qué áreas tendrá más extensión?

La Medicina de Precisión es un concepto que trata de englobar una gran cantidad de áreas clínicas con el objetivo final de, como diría Gregorio Marañón, tratar al paciente y no a la enfermedad. Y esto se ha hecho posible gracias a los conocimientos sobre el genoma obtenidos durante los últimos quince años. Por ello, el área en el que actualmente se está desarrollando a pasos agigantados la Medicina de Precisión es la Oncología. Además, se están dando avances significativos en otras áreas clínicas vinculadas como la Oncología Molecular y la Anatomía Patológica con el empleo de la biopsia líquida. Otras áreas clínicas en las que también se está aplicando la Medicina de Precisión son la Cirugía Ortopédica y Traumatología con el desarrollo de la biomecánica y las prótesis a medida, y en Medicina Interna en las enfermedades infecciosas.

¿Será una herramienta básica en el manejo del paciente crónico?

Por supuesto, dado que las áreas en las que está teniendo mayor extensión la Medicina de Precisión son las que atienden a pacientes crónicos.

¿Cómo se va a rentabilizar su uso?

Además de los beneficios para los pacientes, la Medicina Personalizada aspira a hacer más eficiente la Sanidad. Es el objetivo, por ejemplo, de los tests de cáncer de colon. Tratar a un paciente en un estadio avanzado o metastásico de un cáncer de colon puede suponer unos 80.000 euros y en un estadio más temprano 20 o 30.000. Además de la diferencia en supervivencia, que puede ser del 90 por ciento en estadios iniciales y de un 12 en estado avanzado. En definitiva, el uso de la información, a través de la Medicina de Precisión, va a determinar un uso más eficiente de los recursos de la asistencia sanitaria, ya que va a permitir garantizar los resultados en salud y que estos sean mejores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies