• Jueves, 18 de julio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1350 [name] => Noticias [slug] => noticias [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1350 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1334 [count] => 41361 [filter] => raw [cat_ID] => 1350 [category_count] => 41361 [category_description] => [cat_name] => Noticias [category_nicename] => noticias [category_parent] => 1334 ) )

Cuidado con la deshidratación en la gastroenteritis infantil

Entre las causas de deshidratación,

una de las más

prevalentes es la gastroenteritis,

una inflamación de la mucosa

del estómago y del intestino

de origen normalmente

infeccioso, debido a la presencia

de microorganismos, como

virus, bacterias o parásitos.

Durante estas fechas las

oscilaciones de temperatura

son muy frecuentes y allanan

el camino a la aparición de infecciones,

con el consiguiente

aumento de casos de gastroenteritis,

especialmente entre

los niños. Para combatir la

gastroenteritis infantil hay que

poner en práctica inmediatamente

las recomendaciones

del pediatra y apostar por una

buena hidratación, ya que si la

gastroenteritis no se trata adecuadamente

puede acarrear

complicaciones graves.

Síntomas

El proceso es rápido y aunque

no tiene una duración concreta

suele remitir en menos de

una semana en adultos y hasta

en dos semanas cuando se trata

de niños. Tal y como explica

la doctora Ángela Mª Daza,

del Departamento Médico de

Esteve, su síntoma principal y

visible es la diarrea, lo que

conlleva una pérdida de electrolitos

y agua, un incremento

del número de deposiciones

diarias y una disminución de la

consistencia de las heces. La

diarrea además puede ir

acompañada de fiebre, vómitos

y dolor abdominal.

La gastroenteritis tiene como

principal efecto la deshidratación

que, si se agudiza,

puede ser peligrosa, sobre todo

en bebés y niños muy pequeños.

Cuando el cuerpo se

deshidrata, los síntomas que

presenta son: sed, mucosas secas,

piel menos elástica, ojos

hundidos, llanto sin lágrimas,

menor cantidad de orina, respiración

acelerada y malestar

general; síntomas que tendrán

más o menos intensidad dependiendo

de cuál sea el grado

de deshidratación.