• Miércoles, 12 de diciembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 235 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 235 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

Telemedicina al servicio de la diabetes tipo 2

telemedicina

La telemedicina consiste en la provisión de servicios médicos a distancia usando medios electrónicos y de telecomunicaciones. En sus orígenes, su uso ha sido facilitar ese acceso a los servicios sanitarios desde lugares remotos y aislados. Con el paso del tiempo se observado el potencial de sus aplicaciones prácticas que la hacen deseable tanto para usuarios y profesionales sanitarios.

Gracias a la telemedicina se ha aumentado la calidad y rapidez de respuestas a ciertas patologías. Si bien los costes de instaurar los sistemas está siendo elevado, a largo plazo, el ahorro en visitas al consultorio, al hospital y el tiempo de respuesta hará que se minimice. Se están aplicando sistemas un poco diferenciados, desde la información que centraliza en una gran base de datos a la información que puede recibir los especialistas, el medico de zona rural y el médico de zona urbana. Esta información centralizada servirá, con cuidado de la protección de datos,  como base epidemiológica de una área básica de salud, de una provincia, de una comunidad autónoma,….

Distintas variantes

Con la telemedicina los profesionales pueden intercambiar datos para hacer diagnósticos, proponer tratamientos y prevenir enfermedades y en actividades de investigación y evaluación, con el fin de mejorar la salud. Dentro de la telemedicina se pueden diferenciar varios términos, como la teleconsulta es la que facilita el acceso al conocimiento y consejo del experto remoto; trabajo cooperativo, que es una red de grupos de profesionales que comparten recursos, bases de datos e información para ayuda en torna de decisiones; telepresencia, cuando se lleva a cabo asistencia de un profesional sanitario remoto a un paciente, como el caso de telediagnóstico mediante sistemas de videoconferencia en tiempo real; telemonitorización, es la vigilancia remota de parámetros fisiológicos y biométricos de un paciente; teleasistencia, cuando se  ofertan cuidados de salud a pacientes en condiciones de vida diaria, como en el caso de ancianos que viven en su domicilio; telecirugía, con un uso importante de telerrobótica, visión artificial y realidad virtual; gestión de paciente y administración;  gestión de procesos administrativos en el entorno sanitario, como pedir hora, acceso a historial del paciente; formación e información a distancia del profesional sanitario, e información sanitaria a la población con campañas de prevención.

Los avances en el tratamiento de la diabetes en los últimos diez años han contribuido a la mejora de los pacientes en su patología y en su calidad de vida. En el tratamiento oral está la aparición de los IDDP-4 (sitagliptina, vildagliptina, saxagliptina, linagiptina y alogliptina) que ha sido un punto de inflexión con la casi desaparición de efectos secundarios como las hipoglucemias, con el mejor control de la HbA1c, la posibilidad de utilizarse en paciente con insuficiencia renal.

Posteriormente han aparecido los SGLT2 (empa, dapa y canaglitazona) que actúan exclusivamente sobre el riñón, disminuyen la hemoglobina glicosilada (HbA1c) alrededor de un 0,66%,  producen disminución de la presión arterial y pérdida de peso de aproximadamente unos 1,8 kg. En cuanto a los efectos secundarios, presentan un bajo riesgo de hipoglucemia, pero con su uso hay un aumento de infecciones genitourinarias.

Sistemas de medición

Pero donde ha aparecido un avance importante para los diabéticos ha sido la aparición del medidor de glicemia, sin necesidad de pincharse y con un control que permite el seguimiento de la glicemia de manera más exacta, es el Free Style Libre. Es un aparato que consta de un sensor (un filamento fino y flexible (5mnm) se inserta por debajo de la piel, que permanece durante 14 días en la parte posterior del brazo, recogiendo automáticamente valores de glucosa día y noche y un sensor que es capaz de leer los datos.

También están los glucómetros que miden la glucemia en sangre capilar. La mayoría tienen prestaciones parecidas: tardan 5 segundos, las muestras de sangre son pequeñas, no tienen que ser calibrados. Existen otros que son medidores de cetona en sangre, que miden junto a la glucemia los cuerpos cetónicos en sangre. El futuro viene determinado por reducir el número de pinchazos e incluso ninguno, como con el Free Style Libre. También gracias a la aparición de los Smartphone, es posible trasladar la información a sistemas ofimáticos con los que llevar un mejor control de la glicemia.

En cuanto a las cartillas electrónicas, existe disparidad en su implantación. Entre sus ventajas está saber los hábitos de cumplimentación y eficacia de los tratamientos que tienen instaurados los enfermos. Además, se podría modificar el tratamiento de manera más rápida y eficaz, lo que supone un ahorro de tiempo de los profesionales sanitarios, a la  hora de realizar estas medidas.

Lo útil es la toma en casa para no saturar los sistemas sanitarios, en este caso es suficiente si el paciente con su aparato lleva un control de toma diaria, tal y como le enseña su médico en la consulta.

Entre los inconvenientes se encuentra proporcionar un sistema que fuera común para todos los pacientes y valorar de forma uniforme todas esas medidas. También habría que tener en cuenta el económico.

Cada vez es más frecuente que los enfermos recurran a chat y foros donde intercambian información con otros pacientes. Entre las ventajas de este fenómeno está la sencillez de la información, que debe de ser asequible a cualquier grado de nivel educativo, evitando en lo posible términos que provoquen el abandono; la capacidad de canalización de ayudas, ya que éstas suelen ser desconocidas por un elevado no de pacientes; mayor impacto en el ciudadano, el paciente se siente más integrado en su proceso de curación y evolución de su patología.

Información veraz

Entre los riesgos que pueden aparecer está no pedir información por parte de los pacientes, los asociados al seguimiento de itinerarios inapropiados de la información, como por ejemplo, acceder bajo engaño a terapias no acreditadas, y la distorsión de la información.

Con respecto a las interconsultas, el principal objetivo es mejorar la comunicación entre los médicos de asistencia primaria y los especialistas, usando las tecnologías de la información para optimizar los recursos y la calidad del cuidado. El principal problema de estas interconsultas es que la comunicación entre especialistas y médicos de asistencia primaria suele ser unidireccional e inadecuada. Son más por deseo del paciente que por necesidad del médico de primaria de ser complementado en determinadas patologías, de solicitar aclaración de informes y se suele utilizar más para ver los resultados de las pruebas solicitadas pero con el fin de tener antes los resultados de dichas pruebas

En las zonas rurales de poca población se suelen utilizar más estas interconsultas debido a las ventajas que presenta no tener que desplazarse a centros especializados. Sin embargo en las zonas urbanas o próximas al centro de especialidades lo que mas se solicita es la derivación. Así, las interconsultas son una herramienta muy útil, donde la información que se dispone en los sistemas centrales se puede utilizar de diferentes maneras, como un medio de obtención de resultados más rápido, eficaz, y económico, tanto para la Administración como para el paciente, o bien como una colaboración entre dos profesionales, donde sería interesante que se produjera un feedback entre ambos.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina General Juan Barón Carrillo, del Centro de Salud Las Marinas; Valentín Moraleda Líndez, Centro de Salud El Alquian; José Antonio García Ramos, Centro de Salud Albox; Julián Gomez Ojeda, Centro de Salud La Gangosa; Alberto Soria Bonillo, del Centro de Salud Almería Centro; María Soledad Manrique Nebreda, del Centro de Salud las Norias de Daza; Cristóbal Aparicio Esteban, del Centro de Salud Virgen del Mar; Diego Rodríguez Cañada, del Centro de Salud Cruz de Caravaca; Miguel Aguirre Ferrite, del Consultorio Dalias; Emilio Melero Rodríguez, del Centro de Salud Aguadulce Sur; Francisco Javier Guerrero Camacho, del Hospital de Torrecárdenas; Antonio López Nieto, del Centro de Salud Oliveros, Cayetano Galera Moreno, Centro de Salud Casa del Mar, y Sebastián José Pérez Martínez, del Centro de Salud Plaza de Toro.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies