• Jueves, 19 de octubre de 2017

TRIBUNA ABIERTA: Las asociaciones de Salud Pública en Europa: pasado, presente y futuro

la "nueva" Salud Pública define la salud como un factor de inversión para una buena vida de la comundiad centrada en el comportamiento de los individuos y las condiciones de vida que influyen en el mismo, las preguntas sobre dónde nos encontramos ahora y cómo vamos a lograr esta "nueva" Salud Pública deben ser respondidas. La práctica de la Salud Pública del futuro debe basarse en la flexibilidad y el pragmat

Madrid (5/7-2-11).- La noción de la Salud Pública comenzó hace unos 400 años con el control de enfermedades, por ejemplo, para prevenir la propagación de las mismas. Desde entonces, la Salud Pública ha evolucionado e incluye ahora, además de la promoción, la protección de la salud. Los profesionales de Salud Pública son ahora conscientes del desequilibrio entre la magnitud global de los factores que afectan a la salud humana y las insuficientes estructuras para hacerles frente. La integración global se está moviendo a un ritmo acelerado, impulsada por una comunicación más rápida y un mayor movimiento de personas e ideas, aunque el mundo continúa utilizando las estructuras del siglo XIX basadas en los estados nacionales individuales.

Estos cambios requieren nuevas soluciones, con una acción de cooperación internacional eficaz, con toma de decisiones descentralizadas que garanticen su puesta en marcha. Las políticas eficaces requieren de una acción internacional concertada y los profesionales de la Salud Pública pueden suponer el factor diferencial en este proceso, como investigadores que identifiquen?los efectos sobre la salud de estos factores, como portavoces y como agentes para comunicar al público la naturaleza y la escala de las amenazas para la salud.

Si la ?nueva? Salud Pública define la salud como un factor de inversión para una buena vida de la comunidad centrada en el comportamiento de los individuos y las condiciones de vida que influyen en el comportamiento, las preguntas sobre dónde nos encontramos ahora y cómo vamos a lograr esta ?nueva? Salud Pública deben ser respondidas.

El futuro no es un lugar que espera nuestra llegada, es algo que tenemos que imaginar, diseñar y construir. A lo largo de su existencia, EUPHA ha desarrollado una serie de herramientas de éxito para construir tanto capacidad como conocimiento, pero la pregunta clave para los sistemas de de salud sostenibles post-crisis es: ¿estamos haciendo las cosas mejor, de forma más segura, más verde, más barata y cada año?

Los pagadores tienen que decidir sobre la forma en que obtienen el máximo provecho de la asignación correcta de los recursos. La profesión de la Salud Pública debe liderar el cambio, pero también reconocer que este cambio podría ser muy radical, ya que tendremos que enfrentarnos a cinco grandes desafíos:

? Patrones cambiantes de la enfermedad. El aumento de las enfermedades crónicas a causa del envejecimiento de la población, desde la obesidad al síndrome metabólico, y las intervenciones coste-efectivas. Junto a esto, nos enfrentamos a la amenaza de enfermedades infecciosas nuevas y re-emergentes, con un panorama cada vez más restringido por los antimicrobianos actuales.

? El aumento de la demanda de una mano de obra de edad menguante.

? Un entorno natural y social cada vez más hostil. Con el cambio climático debemos esperar que los fenómenos meteorológicos sean cada vez más extremos y más frecuentes, con la consiguiente competencia por los escasos recursos, especialmente para el agua, lo que aumentará la inestabilidad social y, posiblemente, la violencia.

? Recursos limitados: no hay más dinero, y probablemente habrá mucho menos para la próxima década.

? Desigualdades: del estado de salud, de la disponibilidad de recursos, de acceso y de resultados.

Como en el pasado, la buena investigación es la base de intervenciones exitosas de Salud Pública. Sin embargo, existe una brecha significativa entre la investigación por un lado y la política y la práctica por el otro. La Salud Pública debería ser incluida y formar parte integral en todas las decisiones políticas. Ha estado en la agenda de los políticos durante mucho tiempo, pero no ha sido vista como una prioridad. Esto se debe principalmente al enfoque a largo plazo de la Salud Pública: los beneficios de cualquier intervención o política no puede medirse en un futuro próximo.

Debe organizarse una mejor interacción entre la política/práctica y la investigación. Esto no sólo significa que los investigadores deben abrir aspectos importantes de su investigación a la política/práctica, sino también que los investigadores deben aprender a traducir sus resultados de la investigación en recomendaciones para la solución de problemas prácticos o políticos y que deben adaptar la forma en que presentan sus resultados. En realidad, los resultados deben ser de interés para los responsables políticos y facultativos y los investigadores deben interactuar constantemente con los citados responsables políticos y facultativos. La salud de la población debe ser presentada como un capital humano, que es la base para una economía sólida y una población feliz.

La práctica de la Salud Pública del futuro debe basarse en la flexibilidad y el pragmatismo. Las políticas se establecerán a nivel nacional o internacional, con una aplicación a nivel local, adaptable a diferentes situaciones y teniendo en cuenta que lo que ha sido eficaz en el pasado no puede ser tomado tan en serio por una nueva generación. Deben desarrollarse continuamente nuevas formas tanto de enviar el mismo mensaje o para enviar uno nuevo.

2011 será un año importante

Respecto a la Salud Pública porque, aunque la raza humana ha estado siempre sometida a fuerzas globales a lo largo de su existencia, muchas de las que ahora están dando forma a nuestro destino, como el cambio climático, la aparición de nuevos agentes infecciosos o las consecuencias de la crisis financiera, son diferentes en el sentido que, en gran medida, son producto de nuestra propia fabricación. En este sentido, la implicación en este aspecto es que está en nuestras manos poder para hacer algo al respecto.

Y, respecto a las asociaciones de Salud Pública, porque si vamos a dar respuesta a estas amenazas, debemos desarrollar respuestas eficaces globales, siendo la más importante de ellas el conocimiento.

El conocimiento nos permite entender las a menudo complejas vías por las cuales la salud o la enfermedad se presentan, mirando más allá de las causas inmediatas de los factores subyacentes, como las razones de por qué algunas personas viven en la pobreza o están expuestas a los conflictos. También nos permite entender qué se puede hacer para contrarrestar estas amenazas.

Espero que EUPHA juegue un papel crucial en un llamamiento a los gobiernos de Europa para que tengan como prioridad las amenazas mundiales sanitarias en el futuro de la humanidad, invirtiendo en los bienes públicos mundiales para la salud que nos permitan responder eficazmente a ellas.

En particular, debemos centrarnos en las dos prioridades que la comunidad de Salud Pública puede y debe contribuir, con una buena investigación de Salud Pública que debe unirse de políticas eficaces que refuercen los programas de Salud Pública, lo que significa la utilización de los recursos disponibles para lograr los primeros resultados para la mayoría de la población, en concreto garantizando el acceso universal a los servicios básicos de salud, con la definición de un conjunto básico de prestaciones para todos los ciudadanos europeos y en el desarrollo de una política común europea de Salud Pública, porque la globalización de nuestro mundo continuará y las fronteras dentro de la Unión Europea serán cada vez menos importantes.

En los últimos años, EUPHA ha pasado de ser una pequeña organización a una asociación de Salud Pública importante e influyente en Europa.

Este proceso de crecimiento ha llevado a cabo poco a poco:

? Más miembros fueron aceptados en la organización.

? Las conferencias aumentaron tanto en tamaño del programa como en participantes.

? La EJPH se desarrolló aún más.

? El papel de las secciones de EUPHA se amplió.

? La oficina EUPHA se ha fortalecido.

EUPHA representa hoy en día a un número considerable de investigadores europeos de Salud Pública, expertos y profesionales. La experiencia de estas personas es vital en la formulación de nuevas políticas, la aplicación de programas y la reforma de la práctica de Salud Pública.

Además, EUPHA tiene como objetivo aumentar sus colaboraciones con instituciones, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Europea y también está fortaleciendo su colaboración con otras organizaciones en el ámbito de la Salud Pública, tales como la Asociación de Escuelas de Salud Pública en la Región Europea (ASPHER), la Alianza Europea de Salud Pública (EPHA), la Unión Internacional para la Promoción de la Salud y la Educación (UIPES) y la Asociación Europea de Gestión de Salud (EHMA).

Para afrontar los desafíos de estos tiempos difíciles, debemos estar unidos y ser coherentes en nuestra acción, pero este objetivo puede lograrse.

En este contexto, la Asociación Europea de Salud Pública tiene dos características clave que podrían ser beneficiosas en el desarrollo de la nueva Salud Pública:

? Es una asociación europea no gubernamental de expertos en Salud Pública.

? Se compone de investigadores, políticos y facultativos.

Para hacer frente a estos nuevos retos, en 2008, el Consejo de Administración de EUPHA aprobó una nueva estrategia, una estrategia que pretende utilizar el potencial de EUPHA y sus miembros.

Con esta nueva estrategia, EUPHA seguirá construyendo puentes entre la investigación en Salud Pública, la política, la práctica y la formación y la educación y tratará de aumentar el impacto de la Salud Pública en Europa, añadiendo valor a los esfuerzos de las regiones y estados, organizaciones nacionales e internacionales y expertos en Salud Pública.

Todas las actividades EUPHA se basarán en cuatro pilares: la investigación, la política, la práctica y la educación, para permitir que la organización cubra las diferentes disciplinas.

Nuestra misión es desarrollar la capacidad y el conocimiento en el campo de la Salud Pública, y para apoyar las decisiones prácticas y políticas a través de la evidencia científica y la producción y el intercambio de conocimientos con nuestros miembros y socios en Europa.

Si nuestra comunidad europea de Salud Pública está de acuerdo en estos principios y declaraciones, nosotros podremos usar con facilidad nuestra red para realizar esfuerzos concertados para adoptar las medidas necesarias para optimizar el estado de salud de las generaciones futuras y para superar los retos de salud del presente y del futuro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies