• Jueves, 24 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1603 [name] => Internacional [slug] => internacional-mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1603 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1601 [count] => 5085 [filter] => raw [cat_ID] => 1603 [category_count] => 5085 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional-mexico [category_parent] => 1601 ) )

Un análisis de sangre puede detectar el rechazo por anticuerpos tras un trasplante de riñón

Evitará biopsias y mejorará su manejo clínico

enfermos renales

Un grupo de científicos europeos liderados por la Universidad KU Leuven (Bélgica) ha encontrado un biomarcador que puede identificar a pacientes con síntomas de rechazo renal después de un trasplante como resultado de anticuerpos. La identificación se puede hacer a través de un simple análisis de sangre y en una fase temprana. Este el primer biomarcador conocido para el rechazo de anticuerpos.

Después de un trasplante de riñón, los pacientes se someten sistemáticamente a una biopsia renal tres meses, un año y dos años después del trasplante. Sin embargo, la biopsia solo puede detectar síntomas de rechazo que están presentes en ese momento, mientras que el rechazo puede ocurrir después. Además, entre el diez y el veinte por ciento de los rechazos no se detectan con los métodos actuales, lo que conduce al fracaso del injerto, a la reiniciación de la diálisis y a la necesidad de repetir el trasplante.

Durante varios años, la investigación en esta área de la Medicina se ha centrado en encontrar biomarcadores que puedan detectar síntomas de rechazo de órganos en la sangre. Para el rechazo mediado por células T, bastante común, se han encontrado recientemente algunos biomarcadores en la sangre, que ahora se están desarrollando más para su uso clínico. El rechazo de las células T es tratable, pero hay menos opciones de tratamiento para el rechazo con anticuerpos.

“Las pruebas tradicionales para evaluar la función de los riñones trasplantados a menudo solo pueden identificar el rechazo cuando ya es crónico e irreversible. Gracias a nuestro biomarcador, podemos detectarlo mucho antes y con un simple análisis de sangre. Como la prueba es menos invasiva, podremos hacerla más a menudo que las biopsias”, explica Maarten Naesens, investigador principal del estudio, que se ha publicado en la revista ‘EBioMedicine’.

Detalles del estudio

En la primera fase, los investigadores europeos realizaron un estudio a nivel de genoma para descubrir las diferencias en las moléculas de ARN entre 117 pacientes con y sin síntomas de rechazo renal después de un trasplante. En la segunda, las diferentes moléculas de un grupo independiente de 183 pacientes fueron procesadas en un modelo matemático. El biomarcador final consiste en ocho moléculas de ARN que se miden con una técnica RT-PCR. En la tercera, el biomarcador fue validado en 387 pacientes en cuatro hospitales académicos europeos.

Los investigadores quieren ahora consultar con compañías de diagnóstico médico para desarrollar y estandarizar más la prueba. “En principio, nuestra prueba de rechazo de anticuerpos ha sido suficientemente validada para su comercialización. Este es el siguiente paso necesario para poder ofrecerla a los pacientes. Con la prueba, los pacientes que no tienen rechazo de anticuerpos ya no tendrán que someterse a una biopsia. El biomarcador también ayudará a detectar el rechazo antes y apoyará la búsqueda de mejores tratamientos”, concluye el investigador.