• Lunes, 10 de diciembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3407 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3407 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

Un estudio relaciona el consumo de IBP con mayor mortalidad y riesgo cardiovascular en pacientes con hemodiálisis

Se trata de un estudio realizado por nefrólogos pertenecientes a la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) y Fresenius Medical Care (Grupo de Trabajo de Optimización de los Resultados en Diálisis)

IBP

El consumo de inhibidores de la bomba de protones (IBP), sobre todo en el caso del omeprazol, es especialmente elevado en España, siendo uno de los fármacos más consumidos en nuestro país.  Sin embargo, no afecta por igual a todos los pacientes, según la patología que padezcan.

Es por ello que desde la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N), en conjunto con Fresenius Medical Care (Grupo de Trabajo de Optimización de los Resultados en Diálisis), ha realizado un estudio sobre el impacto de esta medicación en los pacientes con hemodiálisis.

En concreto, el estudio, que se realizó sobre una muestra de 2.242 pacientes tratados en 40 centros españoles de hemodiálisis, concluye que el uso de inhibidores de la bomba de protones (IBP) se asocia con hipomagnesemia (trastorno electrolítico en el que se presenta un nivel bajo de magnesio en la sangre) y con exceso de riesgo de mortalidad en pacientes en hemodiálisis.

Esta investigación, que se ha publicado en Kidney Internacional Reports, ha sido liderado por Ángel Luis Martín de Francisco, del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, además de contar con la participación de nefrólogos de Hospital del Mar de Barcelona y del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

El uso no justificado de IBP

Entre las conclusiones de este trabajo, los investigadores se muestran de acuerdo en que “el uso a largo plazo de IBP en pacientes en hemodiálisis a menudo no está justificado”.

Si bien los IBP son uno de los medicamentos más prescritos en la actualidad, investigaciones recientes no centradas en enfermos en hemodiálisis ya habían sugerido que los IBP podrían recetarse de manera inapropiada a entre el 50 -80 por ciento de los pacientes mayores de 65 años que ingresaban en residencias o en hospital por agudización de enfermedad.

Así, en el caso concreto de esta investigación, se desvela que la proporción de pacientes que tomaban este tipo de medicamentos era extraordinariamente alta: 1.776 de 2.242,  es decir el 79,2 por ciento.

A modo de conclusión, la comparación de 446 pacientes con 446 que no lo tomaron (propensity match score) arrojó los siguientes resultados: el uso de IBP se asoció con hipomagnesemia y se identificó como un predictor independiente de mortalidad por cualquier causa. Además, se identificó el uso de IBP como un predictor de mortalidad cardiovascular. Los cocientes de riesgo para mortalidad por cualquier causa y mortalidad cardiovascular fueron más altos entre los pacientes con IBP que con los que no tomaron IBP.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies