• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8442 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8442 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

Un nuevo estudio avala la seguridad y beneficios de los antidepresivos

Se trata de una investigación en la que participa el CIBERSAM y que concluye que los efectos adversos pueden suelen deberse más a la patología del paciente que al antidepresivo

antidepresivos

La sociedad occidental presenta un alto consumo de antidepresivos,  de hecho, ocupan el tercer lugar de los medicamentos más recetados en todo el mundo y el cuarto entre los más vendidos. Pese a ello, la percepción de los mismos por la población tiende a ser bastante negativa, causa que muchas veces genera falta de adherencia y problemas en los tratamientos.  Gran parte del conflicto se concentra en los efectos secundarios, y por ello, una investigación internacional, que ha contado con la participación del director científico del CIBER de Salud Mental (CIBERSAM), Eduard Vieta, ha  realizado un amplio estudio al respecto.

La conclusión es que  los antidepresivos de hecho son seguros,  y que aportan más beneficios que riesgos. Así se publica este mes en JAMA Psychiatry, tras haber evaluado de manera global los resultados de 45 metaanálisis, sin encontrar ninguna evidencia sólida de efectos negativos sobre la salud asociados al uso de estos fármacos.

“Encontramos que todos los eventos adversos, o efectos secundarios, que han sido reflejados en estudios observacionales eran altamente probables debido a las condiciones del paciente, pero no por los antidepresivos mismos”, aclara Eduard Vieta, insistiendo en que la investigación concluye que es probable que los efectos adversos reportados en los estudios se deban a la condición que motivó la prescripción del antidepresivo, más que al antidepresivo en sí.

Controlar los efectos adversos

Por su parte, el autor principal del estudio, Evangelos Evangelou, epidemiólogo de la Universidad de Ioannina y el Imperial College de Reino Unido, considera que, “aunque hemos demostrado que los antidepresivos son seguros, debemos tener en cuenta que los efectos adversos deben controlarse clínicamente durante el tratamiento”. De esta forma aunque se comprueba la seguridad del tratamiento, se abren posibilidades de mejora con un nuevo foco de atención sobre el propio paciente.

Si bien los autores precisan que no se han podido evaluar algunos tipos de antidepresivos más novedosos debido a la limitada información disponible hasta el momento, la realidad es que este trabajo es el primer estudio hasta la fecha en el que evalúa la seguridad de los antidepresivos a tan gran escala.

Los resultados de esta revisión general son, por lo tanto, importantes en el contexto del aumento del uso de antidepresivos en todo el mundo. Actualmente, se estima que entre el 8 y el 10 por ciento de los estadounidenses toman al menos un antidepresivo, y normalmente se recetan para depresión, ansiedad, estrés post-traumático, trastorno obsesivo-compulsivo y trastornos de la alimentación, entre otros.