• Lunes, 17 de junio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8070 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8070 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

Un nuevo estudio mejora el conocimiento sobre el cáncer hepático

El comportamiento de la proteína quinasa LKB1, uno de los principales reguladores metabólicos celulares, parece influir en aquellos pacientes con una progresión rápida de la patología

LKB1

CIC bioGUNE, en colaboración con la red internacional de Women in Hepatology (WINHP) y el  CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) ha desarrollado un nuevo etudio que ha permitido conocer en mayor profundidad el comportamiento de la proteína quinasa LKB1, uno de los principales reguladores metabólicos celulares, y su influencia en el cáncer hepático.

El estudio se ha basado en modelos preclínicos de ratón y ha validado sus descubrimientos en pacientes con tumores hepáticos. Sus resultados han sido publicados en la revista EBioMedicine-The Lancet, estableciendo que los niveles de expresión de esta proteína se ven aumentados preferentemente en aquellos pacientes con una progresión rápida de la patología.

Cabe recordar que el cáncer hepático se considera uno de los tumores con mayor tasa de mortalidad, con más de 800.000 defunciones anuales en el mundo. El número de casos de esta patología ha aumentado significativamente, pese a que uno de sus retos es el diagnóstico tardío.

Proteína quinasa LKB1

La primera idea a aclarar es que la proteína quinasa LKB1 es uno de los principales reguladores metabólicos celulares. En oncología, la LKB1 se comporta como un inhibidor del crecimiento tumoral principalmente en cérvix y pulmón. Por el contrario, en el cáncer hepático, los niveles de expresión de esta proteína aumentan, muy especialmente en aquellos pacientes que muestran una progresión rápida de la patología. Esta respuesta diferencial de LKB1, aunque confiere una ventaja proliferativa a los tumores hepáticos, genera una oportunidad única para su tratamiento específico.

La proteína SUMO (de sus siglas en inglés small ubiquitin-like modifier) modifica covalentemente a otras proteínas en las células de diversos organismos, mediante un proceso denominado sumoilación. La sumoilación se encuentra muy enriquecida en el cáncer hepático, sobre todo en regiones hipóxicas (con déficit de oxígeno). De hecho, es el principal mecanismo regulador de la actividad de la LKB1 en el núcleo de las células tumorales, ya que induce su división y proliferación, así como su capacidad invasiva y metastásica. El análisis computacional, mediante métodos de modelado molecular, de la estructura tridimensional de la proteína LKB1 modificada por SUMO ha permitido diseñar fármacos ad hoc que pueden evitar la interacción LKB1-SUMO y, por tanto, interferir con el desarrollo del tumor.  Por tanto, el tratamiento con estos fármacos podría bloquear eficazmente la ventaja proliferativa e invasora que confiere esta modificación a las células tumorales en el cáncer hepático en un estadio avanzado.