• Lunes, 24 de septiembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 7462 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 7462 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

Un nuevo método para la detección de fibras amiloides podría abrir la puerta a nuevos tratamientos de enfermedades degenerativas

Se ha publicado una investigación en la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA" que aborda nuevos métodos de diagnóstico para Alzheimer, Parkinson o enfermedades priónicas

fibras amiloides

La revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA ha publicado recientemente el trabajo “Detection of Amyloid Fibrils in Parkinson´s Disease Using Plasmonic Chirality”, que abre nuevos caminos para el tratamiento de enfermedades degenerativas, centrándose en un nuevo método para la detección de fibras amiloides, a partir de proteínas habitualmente implicadas en la enfermedad de Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer o priónicas.

Esta investigación ha sido realizada por un equipo de investigadores, con participación de CIC biomaGUNE, CIC bioGUNE, Universidad de Amberes, Universidad de Extremadura y Universidad de Vigo y se basa en las fibras amiloides, que no son sino estructuras basadas en proteínas mal plegadas que se organizan estableciendo una fibra helicoidal.

En concreto, las proteínas mal plegadas que conforman estas fibras presentan la propiedad de unirse fuertemente entre sí, creando unas estructuras extraordinariamente resistentes a la eliminación. Ese tipo de estructuras se observan en el encéfalo de personas afectadas por diversas enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer, Parkinson o las enfermedades priónicas (vacas locas, etc.), en las cuáles se produce la muerte neuronal asociada a la presencia de dichas fibras.  A este respecto, Luis Liz Marzán, director científico de CIC biomaGUNE, explica que “a pesar de que el daño se causa en el cerebro, se cree que las fibras se forman también en otras partes del cuerpo y por lo tanto se puede pensar en un sistema de análisis que ayude a complementar pruebas existentes”.

Estudios cinéticos

Además de esta vía de investigación, el director científico de CIC biomaGUNE aporta que el estudio de las fibras amiloides “permite hacer estudios cinéticos, es decir, investigar la velocidad de formación de las fibras en distintas condiciones y quizás llegar a entender cuáles son los parámetros que pueden acelerar el proceso o incluso llegar a detenerlo”.

Otra de las características de esta investigación es su enfoque multidisciplinar, que ha contado con la participación de varios grupos de centros vascos y del ámbito internacional. En este sentido, Luis Liz Marzán ha insistido en que “dado el carácter multidisciplinar de la investigación, ha sido necesario buscar un lenguaje común entre los distintos equipos de químicos, bioquímicos, biólogos y físicos, de forma que la colaboración pudiese funcionar”.

Por último, el experto ha añadido que “además, ha sido esencial el diseño de las nanopartículas adecuadas para asegurar una unión eficiente a las fibras de unas dimensiones determinadas y que al mismo tiempo proporcionasen una señal lo suficientemente intensa. Por otra parte, el acceso a muestras clínicas ha permitido dar al trabajo una dimensión mucho más cercana a la aplicación”.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies