• Jueves, 18 de octubre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3344 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3344 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

Un sobretratamiento en enfermedades terminales resulta dañino y poco eficiente

Expertos en Oncología han llegado a la conclusión de que el final de la vida se ha  “sobretratado” y se han consumido “excesivos recursos”

tratamiento enfermos terminales

La calidad de vida de los enfermos terminales es un tema de debate que no acaba de resolverse. Sin embargo, desde la Asociación de Economía de la Salud (AES) han querido abordarlo también desde la perspectiva del coste eficiencia. De esta forma, durante la Jornada Técnica ‘Economía de los cuidados paliativos’ expertos en Oncología han llegado a la conclusión de que el final de la vida se ha  “sobretratado” y se han consumido “excesivos recursos”.

En concreto, Marcos Gómez Sancho, director de la Maestría Universitaria Internacional en Cuidados Paliativos,  ha criticado lo que ha denominado como  los “cuidados agresivos”. El experto aportaba datos como que más de la mitad de los enfermos terminales de Estados Unidos murió en una Unidad de Medicina Intensiva (UMI), de los cuales el 24 por ciento  sufrió un intento de reanimación y un 50 por ciento una sonda de alimentación.

Respecto a cifras en España, según datos recabados en servicios de oncología de varios hospitales, parece existir una tendencia similar. Tal y como se exponía en esta cita, ejemplos como el Hospital de Valdecilla, en Santander,  registraron que el 24 por ciento de los enfermos terminales murieron en el hospital, el 81,8 por ciento recibiendo tratamiento activo antineoplásico, el 56,6 por ciento en el último mes y el 38,8 por ciento en los últimos quince días. “Así se están muriendo los enfermos de cáncer”, subrayaba Gómez Sancho.

Otro ejemplo a citar era Santiago de Compostela, donde un estudio apunta que entre 1001 enfermos fallecidos entre 2010 y 2013 la mayoría sufrió “agresión terapéutica”. Casi el 70 por ciento fallecieron en un hospital de agudos, en “un sitio que no se debe”, y un 14 por ciento murieron a las 72 horas del ingreso hospitalario.  Ante estas cifras, los expertos asistentes a este foro insistían en que este tipo de actuación “es maleficiente, porque haces daño al enfermo” y es “injusto”, porque los recursos son limitados y hay que “retrotraerlos de otras necesidades”.

Cose efectividad

Más allá del hecho de que estos cuidados pueden acabar resultando dañinos para el paciente, el economista de la salud de la Universidad de Murcia y miembro de la directiva de AES, Fernando Sánchez, ha expuesto la literatura sobre una de las principales herramientas para evaluar el coste-efectividad de los tratamientos,. Así estos sueñen valorarse según los años de vida ajustados por calidad (AVAC), que en España tienen un umbral  de entre 22.000 y 25.000 euros, desde el hallazgo, precisamente, de una investigadora canaria, vicepresidenta de AES, Laura Vallejo-Torres.

Según Sánchez, existe un debate sobre la validez de los AVAC al final de la vida, en el que algunos expertos consideran que sí es de aplicación y otros creen que es necesario mejorar los métodos o ponderar los resultados porque entienden que “el valor del tiempo de vida es distinto” en esta última fase.

Asimismo, ha explicado que hay evidencia sobre las preferencias de la sociedad en distintos países de nuestro entorno y también en España, a partir de un estudio en el que participó este experto, sobre si la sociedad considera que debería darse prioridad a los pacientes terminales a la hora de medir las ganancias en salud.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies