• Sábado, 17 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6691 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6691 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Una cepa del virus del resfriado común podría revolucionar el tratamiento del cáncer de vejiga

Después del tratamiento con el virus se identificó la muerte celular en la mayoría de los tumores incluso en un paciente no se encontró rastro del cáncer durante la cirugía

Investigadores de la Universidad de Surrey y del Hospital del Condado de Royal Surrey investigaron la seguridad y la tolerabilidad de la exposición al coxsackievirus oncolitico (CVA21), una cepa natural del resfriado común. Los autores, que publican los resultados en la revista médica Clinical Cancer Research, estudiaron a quince pacientes con cáncer vesical no muscular invasivo y encontraron que una cepa de este virus, ataca, infecta y destruye las células cancerosas en pacientes con cáncer de vejiga.

Los tratamientos actuales para este cáncer son problemáticos. La resección transuretral, un procedimiento invasivo que elimina todas las lesiones visibles, tiene una alta tasa de recurrencia del tumor que oscila entre el 50 por ciento y el 70 por ciento, así como una alta tasa de progresión tumoral entre el 10 por ciento y el 20 por ciento durante un período de dos a cinco años.

Otro tratamiento común, la inmunoterapia con Bacille Calmette-Guerin, una bacteria viva utilizada para tratar el cáncer de vejiga, se ha encontrado que tiene efectos secundarios graves en un tercio de los pacientes con NMIBC, mientras que un tercio no responde en absoluto al tratamiento.

Durante este estudio pionero, los quince pacientes recibieron CVA21 a través de un catéter en la vejiga con una semana antes de la cirugía programada para extirpar sus tumores. El examen de muestras de tejido después de la cirugía descubrió que el virus era altamente selectivo, se dirigía solo a las células cancerosas del órgano y dejaba todas las demás células intactas.

Se encontró que el virus tenía células cancerosas infectadas y se replicó a sí mismo causando que las células se rompieran y murieran. Las muestras de orina tomadas de pacientes en días alternos detectaron “desprendimiento” del virus, lo que indica que una vez que las células cancerosas infectadas por el virus murieron, el virus recién replicado continuó atacando más células cancerosas en el órgano.

Normalmente, los tumores en la vejiga no tienen células inmunitarias, lo que impide que el propio sistema inmunitario del paciente elimine el cáncer a medida que crece. La evidencia sugiere que el tratamiento con CVA21 inflama el tumor y hace que las células inmunitarias se precipiten al entorno del cáncer, atacando y destruyendo las células cancerosas.

Estos tumores sin células inmunes se conocen como áreas “frías” inmunológicamente; sin embargo, el tratamiento con el virus causa inflamación y estimulación de las células inmunitarias para crear un “calor” inmunológico. De esta manera, es más probable que los tumores ‘calientes’ sean rechazados por el sistema inmunológico.

Hardev Pandha, investigador principal del estudio y profesor de oncología médica en la Universidad de Surrey, explica que “el cáncer de vejiga no muscular invasivo es una enfermedad altamente prevalente que requiere un plan de tratamiento intrusivo ya menudo prolongado. El tratamiento actual es ineficaz y tóxico en una proporción de pacientes y hay una necesidad urgente de nuevas terapias”.

“El coxsackievirus podría ayudar a revolucionar el tratamiento para este tipo de cáncer. La reducción de la carga tumoral y el aumento de la muerte de las células cancerosas se observó en todos los pacientes y eliminó todo rastro de la enfermedad en un paciente después de solo una semana de tratamiento, lo que demuestra su eficacia potencial, señala. Notablemente, no se observaron efectos secundarios significativos en ningún paciente”.