• Jueves, 19 de julio de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1601 [name] => Mexico [slug] => mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1601 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 180 [filter] => raw [cat_ID] => 1601 [category_count] => 180 [category_description] => [cat_name] => Mexico [category_nicename] => mexico [category_parent] => 0 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 1604 [name] => Nacional [slug] => nacional-mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1604 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1601 [count] => 507 [filter] => raw [cat_ID] => 1604 [category_count] => 507 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional-mexico [category_parent] => 1601 ) )

Uno de cuatro niños con aparatos tecnológicos sufre trastornos de sueño

El abuso en la utilización de los dispositivos electrónicos provoca trastornos de sueño como insomnio, sonambulismo, terrores nocturnos, pesadilla entre otros además de poder estar relacionados con otra condición como el TDAH

El uso de teléfonos celulares, tabletas electrónicas, computadoras y televisión están modificando la calidad del sueño de los niños, por lo que se presentan trastornos en uno de cada cuatro niños, advirtió el doctor Reyes Haro Valencia, director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS).

Añadió que actualmente los niños pasan cada vez más tiempo delante de los dispositivos electrónicos y es común observar que a los niños pequeños se les ofrece un dispositivo electrónico para entretenerlos o calmarlos.

Reyes Haro dijo que los estudios refieren que entre el 25-30 por ciento  de las visitas al pediatra están relacionadas con algún problema ligado al sueño y entre 6 de cada 100 niños entre los 2 y los 12 años sufren alteraciones de sueño.

Entre los problemas más frecuentes se encuentran el insomnio infantil con un indicador entre 30 y 35 por ciento, sonambulismo entre 10 y 15 por ciento, terrores nocturnos entre 8 y 13 por ciento, pesadillas en un 45 por ciento, somniloquia o hablar dormido en 21 por ciento, bruxismo o rechinar de dientes en un 4 por ciento y movimientos rítmicos de adormecimientos con un 3 por ciento.

Ante esta situación el especialista comentó que como medida preventiva los padres deben ser firmes y no permitir ningún tipo de dispositivo a niños entre 1 a 2 años y autorizar un máximo de una hora por día para los niños de 2 a 5 años y de dos horas por día sin contenido violento para los niños de 2 a 5 años.

Añadió que actualmente el instituto tiene niños escolares y preescolares en consulta por estar expuestos a teléfonos celulares o videojuegos que desarrollan terrores nocturnos, sonambulismo y reacciones de defensa. Muchos padres llegan a pensar que sus hijos están poseídos, cuando en realidad necesitan atención especializada.

El doctor Reyes Haro dijo que los padres deben observar a los niños para saber si tienen un problema del sueño y entre los focos rojos que pueden considerar están la dificultad para conciliar el sueño, la imposibilidad de tener un sueño largo y continuo durante la noche, un cansancio que no desaparece con muestras de bostezos consecutivos y constantes, así como somnolencia.

Hay estudios que aseguran que los trastornos de sueño en niños pueden ser un indicador de otra enfermedad o condición como puede ser el Trastorno de Deficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) que además de influir en la dificultad para conciliar el sueño, incapacidad para resolver problemas, afectación en la memoria de trabajo y lenguaje interno.

Finalmente, el doctor Reyes Haro dijo que es importante ayudar a los niños a crear buenos hábitos a la hora de dormir y para eso primero debe identificarse si está descansando las horas requeridas por su organismo de acuerdo a su edad.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies