• Sábado, 23 de marzo de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 2264 [name] => Pacientes [slug] => pacientes [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 2264 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 64 [filter] => raw [cat_ID] => 2264 [category_count] => 64 [category_description] => [cat_name] => Pacientes [category_nicename] => pacientes [category_parent] => 1350 ) )

Vivir con diabetes implica cambiar los hábitos de vida

En España, casi el 14 por ciento de los mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5,3 millones de personas

dieta saludable hábitos de vida saludable

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, expertos han querido incidir en uno de los aspectos de la enfermedad que más implica a los pacientes: la necesidad de cambiar los hábitos de vida. En este sentido, desde la Fundación para la Diabetes han querido recalcar que es importante conocer qué es la diabetes, los principales cuidados y realizar los cambios necesarios para el buen control.

Concretamente, uno de los aspectos que más hay que cuidar, sin duda, es la alimentación, ya que contribuye a retrasar o evitar la aparición de complicaciones. La alimentación de la persona con diabetes es similar a la de cualquier persona: deben repartirse los alimentos a lo largo del día, es decir, realizar de 3 a 5 tomas según características personales y pauta de tratamiento (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena), evitando comidas con una alta cantidad de hidratos de carbono o bien que sean de absorción rápida, ya que elevan la glucosa de forma considerable si no va acompañado de ejercicio físico adecuado.

Por otra parte, es importante tener otros consejos en cuenta como cuidar la hidratación, puesto que  un nivel elevado de glucosa en sangre provoca que los riñones intenten eliminarla en forma de orina, lo que incrementa el riesgo de deshidratación.

Para evitar las complicaciones asociadas a la enfermedad, el ejercicio físico es otro de los pilares de la rutina de los pacientes. Eso sí, el tipo de ejercicio y la intensidad debe adaptarse a la edad y la condición física de cada persona con diabetes.

Diferentes complicaciones

Ante las posibles complicaciones, desde la Fundación también recuerdan que hay ciertas rutinas, más allá de los hábitos de vida saludables, que los pacientes han de tener en cuenta. Entre ellos, sin duda, mantener las cifras de glucosa en sangre en el nivel óptimo antes y después de las comidas. Igualmente, es necesario controlar la presión arterial y los niveles de colesterol. Así, se recomienda realizar entre 5 y 6 controles al día, antes de cada comida y antes de ir a dormir para disponer de información y ajustar la pauta de insulina o del tratamiento en general, si fuera necesario.

Pese a ello, es habitual que durante una hipoglucemia se coma de forma descontrolada y con gran voracidad. Ello conlleva una ingesta total de hidratos de carbono superior a los gramos indicados, que suele ser la causa de un rebote o hiperglucemia en las horas posteriores.

En cuanto a otros signos a vigilar, es fundamental que las personas con diabetes realicen revisiones periódicas especialmente del estado de la retina para prevenir, detectar y tratar con éxito cualquier tipo de complicación. Asimismo, las personas con diabetes pueden presentar alteraciones de la sensibilidad y de la circulación.  Por ello, es importante realizar una inspección diaria de los pies comprobando la ausencia de lesiones y visitar con regularidad al podólogo.

Como recuerda la gerente de la Fundación para la Diabetes, Ana Mateo “es fundamental que las personas que viven con diabetes estén informadas de las pautas que deben seguir para el mantenimiento de un correcto nivel de glucosa en sangre con el fin de evitar picos tanto de hipo como de hiper glucemia. De esta manera, desde la Fundación para la Diabetes trabajamos para que las personas con diabetes puedan tener pautas de información para saber cómo convivir con esta patología”.

En España, casi el 14 por ciento de los mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5,3 millones de personas. De ellos, cerca de 3 millones ya estaban diagnosticados pero el resto desconoce que la padece. La diagnosis temprana es fundamental para comenzar cuanto antes tanto con el tratamiento como con la promoción de estilos de vida que fomenten el mantenimiento de unos niveles de glucosa en sangre normalizados.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies