Entre el 10 y el 20% de los pacientes crónicos padece también depresión. Cifra que aumenta hasta el 30% en las patologías cardiovasculares, neurológicas y oncológicas. Estos datos se han puesto de manifiesto en el webinar de Semergen “Ansiedad y depresión en enfermedad crónica”, en colaboración con Lundbeck.

Además, la prevalencia de depresión aumenta a medida que también lo hacen el número de enfermedades crónicas. “Los estudios indican que esa prevalencia se sitúa en el 23% si se padece una enfermedad crónica y puede llegar hasta el 41% si se vive con cinco o más patologías crónicas”, según José Ángel Arbesú, miembro del grupo de trabajo de Salud Mental de Semergen.

Y si hay un momento crítico a la hora de desarrollar un trastorno mental comórbido, ese es el del diagnóstico. Como ha apuntado el Dr. Núñez, “los trastornos que más afectan a las personas mayores que conviven con enfermedades crónicas son la ansiedad, depresión y estrés, que se dan especialmente en el momento del diagnóstico de la enfermedad, tal y como revela el reciente ‘Estudio del Impacto de la discapacidad y/o la enfermedad crónica en las personas mayores y sus familias’ de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes”.

Impacto de la COVID-19 en los pacientes crónicos

La situación de pandemia provocada por la COVID-19 ha tenido un impacto en el seguimiento y control de los pacientes con enfermedades crónicas, en un contexto en el que necesitan, en palabras del Dr. Arbesú, “seguridad, percepción de control de su enfermedad, un autocuidado eficiente y mantener sus hábitos de vida saludables” y, posiblemente, retrasará el diagnóstico en nuevos pacientes en los que, además de detectar y abordar la patología crónica que padecen, se debe prestar, de igual modo, atención a su salud mental.

“El diagnóstico de una patología crónica significa que se te cae el mundo encima, es como un duelo. Se puede perder la autoestima, el futuro previsto hasta ese momento, desesperación, enfado con uno mismo, con la familia, aislamiento, apatía, rumiación del proceso hasta llegar a la aceptación. Y todo esto puede llevar a una enfermedad añadida, a una enfermedad mental”, ha compartido con los asistentes al webinar el Dr. Isidoro  Rivera, médico de Atención Primaria y uno de los responsables de Pacientes SEMERGEN, además de enfermo de EPOC.