Según los datos del estudio EPIRCE (Epidemiologia de la Insuficiencia Renal Crónica en España) un 10 por ciento de la población padece insuficiencia renal oculta. El doctor Fernández Andrade, que pertenece al grupo de trabajo de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) "Prevención de Enfermedad renal y vascular", apunta que "según este estudio, la prevalencia de insuficiencia renal crónica (IRC) grado 3 sería de un 6,8 por ciento, lo que supone que unos 2,3 millones de personas tienen una función renal menor de 60 ml/min., con una edad de entre 64 y 80 años y elevados factores de riesgo cardiovascular". Por ello, la SEN ha establecido una Acción Estratégica junto al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, las CC.AA. y Atención Primaria para detectar su prevalencia y establecer así medidas de prevención secundarias, con el fin de evitar la progresión hacia la insuficiencia renal terminal y potenciar la investigación en prevención en grupos de alto riesgo renal y cardiovascular en asociación con otras especialidades.

Del 15 al 18 de octubre se celebra en Sevilla el XLI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), que reúne a más de 1.200 nefrólogos, con el objetivo de presentar los últimos avances científicos relacionados con la especialidad. Según los doctores José Antonio Milán Martín, y Carlos Fernández Andrade, co-presidentes del Comité Organizador del Congreso, "la incidencia española se mantiene en la zona media de los países de nuestro entorno". En cuanto al trasplante, según el experto "existe un incremento de su cifra total por encima de 2.200 al año, y se registra un crecimiento del trasplante renal de vivo superior al 50 por ciento".

La enfermedad renal crónica (ERC) constituye hoy día un problema sanitario, social y económico de especial relevancia. Según datos de la Sociedad española de nefrología (SEN), más de 48.000 personas se encuentran en Tratamiento Sustitutivo Renal (TSR) -1039 personas por millón de habitantes (pmp)-, entre los cuales el 48 por ciento está en hemodiálisis (HD), el 5 por ciento en diálisis peritoneal (DP) y el 47 por ciento en trasplante renal (TR).

La diabetes mellitus es la causa más frecuente de enfermedad renal terminal (ERT) en nuestro país entre los 45 y 75 años de edad; en cuanto a tratamientos, la diálisis peritoneal se mantiene en cifras inferiores al 13 por ciento y es la modalidad de tratamiento menos utilizada (en menos del 5 por ciento de los casos). Por comunidades autónomas, la que menos pacientes prevalentes tiene es Navarra, con 473 pmp, y la que más Canarias, con 1.169 pmp.

El futuro de la Nefrología

Durante estos días se celebrarán tres cursos pre-congreso, diez simposios, cinco conferencias y cuatro controversias, además de 102 comunicaciones orales, 413 póster y 24 e-posters. Los cursos están dedicados a la nutrición en la enfermedad renal crónica, a las técnicas de imagen en Nefrología y al trasplante renal de vivo. Entre los simposios, cabe destacar los dedicados a la nefropatía crónica del injerto renal, a la inflamación en la enfermedad renal crónica, a la biotecnología y bioingeniería en hemodiálisis, a los avances en la patogenia y tratamiento de las glomerulonefritis crónicas, y a los avances fisiopatológicos en el daño vascular y renal.

En cuanto al futuro de la especialidad, el Dr. Milán Martín señala que "la investigación con células madre y las terapias regenerativas son una esperanza de futuro para la Nefrología. Los riñones bio-artificiales y la posibilidad de recuperación de un órgano dañado por la enfermedad renal crónica son aspectos que nos esperan en el tratamiento de las patologías renales, aunque son retos a largo plazo porque van a tardar muchos años en perfeccionarse". Otros retos a tener en cuenta, explica, son la prevención de la enfermedad renal y los exámenes genéticos, además de avanzar en los mecanismos que relacionan al riñón y al corazón en los hipertensos, entre otros.