Tras darse a conocer el positivo en coronavirus de Fernando Simón, en esta ocasión ha comparecido ante la prensa la directora adjunta del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, María José Sierra. Uno de los datos más preocupantes que ha ofrecido la experta ha sido que el porcentaje de profesionales sanitarios contagiados representa ya el 14,4 por ciento del total. Esto supone que 12.298 profesionales sanitarios han dado positivo por coronavirus desde el inicio de la pandemia en España.

Ante estas cifras, María José Sierra ha declarado que, si bien el número de contagiados por la pandemia entre los sanitarios es alto, hay que matizar que “la inmensa mayoría”, es decir, alrededor del 85 o 90 por ciento están recuperándose en casa y “en general presentan buena evolución”.

Igualmente, hay que recordar que según las cifras aportadas por Fernando Simón el pasado sábado, el 8,8 por ciento de los profesionales infectados requiere hospitalización, un porcentaje “muy inferior” al del resto de pacientes, donde se sitúa por encima del 40 por ciento. Igualmente, Simón reconocía que “tenemos un número muy importante de sanitarios afectados, comparado con otros países”, lo que además supone un problema en la atención sanitaria del resto de pacientes y en el riesgo de colapso del SNS.

En este sentido, Sierra ha agradecido a los profesionales en primera línea contra el virus, que “están dando un ejemplo de dedicación y compromiso”.

Un cambio de tendencia

Por otra parte, María José Sierra ha señalado que se está produciendo un “cambio de tendencia” en la pandemia, en concreto, en el incremento de casos diarios de coronavirus, especialmente desde el pasado 25 de marzo. En concreto, la experta ha explicado que del 15 al 25 de marzo, el incremento de casos era del 20 por ciento, y desde ese día es del 12 por ciento. “Estos datos hay que tomarlos con muchísima cautela, pero realmente es lo que esperábamos con estas medidas de distanciamiento social tan importante. Era de esperar que al cabo de nueve o diez días se viera cierto cambio de tendencia”.

Pese a ello, Sierra ha justificado las nuevas medidas, como el confinamiento total con el cierre de la actividad no esencial, para relajar el colapso de las UCI, que es uno de los principales problemas en este momento. Más concretamente, la experta ha detallado que el periodo que pasa entre que una persona se infecta hasta que llega a la UCI si lo necesita se puede extender dos o tres semanas, mientras que suelen pasar unos “15 o 20 días” ingresados en muchas ocasiones. En este contexto, ha concluido que las nuevas medidas anunciadas este domingo por el Gobierno “van a ser importantes” para reducir el colapso y para preparar cómo ir disminuyendo las restricciones paulatinamente.