Antonio Morente, Sevilla.- Los pacientes tienden a hablar en las consultas de Atención Primaria, pero no todos logran acabar lo que empiezan porque los propios médicos les interrumpen, con la sensación de que van a perder parte del poco tiempo que siempre tienen. No obstante, este tipo de situaciones hace que el enfermo vuelva después a repreguntar, con lo que al final no hay ganancia alguna de tiempo. Estas conclusiones se extraen del estudio "¿Dejamos hablar a nuestros pacientes"?, elaborado por profesionales del centro de salud de Gibraleón, en Huelva.

Los firmantes del trabajo (Romero Blanco, Carda Monzó, Guerra Torre, Serrano Aguilar, Aguilar Valadez y Rodríguez Burgas) analizaron 279 casos que ocurrían en sus consultas y comprobaron que a casi uno de cada cuatro pacientes, concretamente al 23 por ciento, el profesional les cortaba su discurso. Pese a que esto en la mayoría de los casos se hace para no alargar en exceso la consulta y así disponer de más tiempo, el estudio subraya que "no consume más tiempo dejarles hablar". La afirmación se basa en los datos obtenidos, ya que el paciente al que no se le interrumpe se comunica durante 10,81 segundos, frente a los 7,87 que habla si se le corta.

Otro de los datos que recoge el trabajo es que en el 28,8 por ciento de los casos se delimitó la demanda. Y cuando no se delimitó existieron demandas aditivas, lo que ocurrió en el 37,3 por ciento de las situaciones analizadas en el trabajo, en el que la mayoría de los pacientes (58,8 por ciento) fueron mujeres, con una media de edad que rondaba los 50 años. Además, el 34,1 por ciento de los pacientes acudieron acompañados a las consultas.