Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

El 31% de las personas con trastorno obsesivo compulsivo (TOC) han descrito un empeoramiento “muy significativo” de sus síntomas durante la pandemia causada por la COVID-19. Asimismo, un 65% ha manifestado un deterioro de su calidad de vida desde que ha comenzado la crisis sanitaria. Estas han sido algunas de las conclusiones del estudio español How is COVID-19 Affecting Patients with Obsessive-Compulsive Disorder? A longitudinal study on the initial phase of the pandemic in a Spanish cohort, publicado en European Psychiatry.

TOC

Los investigadores han analizado el impacto de la pandemia en personas con TOC del Hospital Universitari de Bellvitge de Barcelona. Así, han valorado los cambios en la gravedad del trastorno, junto con otras variantes como las condiciones preexistentes, los cambios causados por la pandemia y el empleo de recursos de salud mental. Igualmente, han tenido en cuenta el desarrollo de temores obsesivos al contagio, las estrategias para hacer frente al estrés y el uso de la regulación emocional.

Hospital de Bellvitge e IDIBELL

Pino Alonso, investigadora principal del proyecto, es psiquiatra del Hospital de Bellvitge y pertenece al grupo de Psiquiatría y Salud Mental del IDIBELL. Para la realización de este proyecto, ha analizado los datos de 127 pacientes con trastorno obsesivo compulsivo que fueron valorados por un especialista del Hospital de Bellvitge de Barcelona durante los primeros meses de la pandemia. También han participado en la elaboración de este proyecto otras entidades y centros investigadores de España y Portugal.

Los exámenes han consistido en la realización de pruebas específicas de TOC. También se ha hecho una entrevista estructurada para conseguir datos sociodemográficos y clínicos. Los resultados se han comparado con la información obtenida de 237 controles sanos de la misma zona geográfica que completaron una encuesta por internet.

Resultados de la investigación

Muchos pacientes con TOC han podido afrontar el estrés emocional derivado de la pandemia, especialmente en las fases iniciales de la misma; sin embargo, a medida que el confinamiento y la situación de alarma se ha ido alargando, los pacientes han observado un agravamiento significativo de los síntomas.

Pino Alonso ha destacado que “un 65% de las personas con trastorno obsesivo compulsivo entrevistadas ha descrito un empeoramiento de sus síntomas. En un 31% este deterioro se ha considerado muy significativo”. Otro dato revelador ha sido que cerca del 50% de los encuestados ha referido el miedo al contagio como una nueva obsesión; en concreto, un 10% ha considerado este temor como su “principal preocupación obsesiva”.

Ideación suicida de personas con TOC

Según los resultados de la encuesta, una de cada tres personas con TOC, ha tenido ideación suicida durante la pandemia. Estos pensamientos han sido más frecuentes entre los pacientes con TOC que entre los controles sanos.

Finalmente, el estudio ha enumerado una serie de factores que se han asociado con un riesgo significativamente mayor de empeoramiento del trastorno:

  • La presencia de depresión prepandémica.
  • Puntuaciones más altas de la escala YBOCS (Yale Brown Obsessive Compulsive Scale), que valora la gravedad de los síntomas.
  • Los temores de contaminación.
  • Los rituales de lavado o limpieza previos.
  • Un apoyo social percibido como más bajo.