Casi dos millones de mujeres en España son portadoras del Virus del Papiloma Humano (VPH). De estos dos millones, 370.000 son casos de lesión de bajo grado en cuello de útero, frente a 73.000 casos de lesión de alto grado. Cada año se diagnostican entre 2.500 y 3.000 casos de cáncer de cuello de útero en nuestro país, ascendiendo la cifra de muertes por este tipo de tumores a 500. Son datos proporcionados por el doctor Javier Cortés, ginecólogo en Palma y expresidente de la AEPCC y Eurogin, que el pasado viernes 8 de mayo, impartió el webinar “Tratamiento médico de las lesiones cervicales por VPH y de su presencia: eficacia de un gel basado en Coriolus versicolor”, organizado por el laboratorio Procare Health en la plataforma de formación médica continuada Ginecare .

El doctor Cortés explicó la limitación de los tratamientos años atrás, cuando una mujer acudía a la consulta médica. “Antes no teníamos nada, pero hoy hablaremos de lo que se puede hacer para ayudar a eliminar el Papiloma. Mueren 500 mujeres cada año en España por cáncer de cuello de útero, y no debería morir ninguna si hiciéramos las cosas bien”, ha asegurado.

Javier Cortés explicó que son cuatro los factores de persistencia del VPH de permanecer anclado en el cuello del útero: el tipo viral, la estructura histológica del exocérvix, las alteraciones en la microbiota vaginal y el estado inmunitario de la paciente. Según expuso, el tipo viral no se puede cambiar, pero los otros tres factores son susceptibles de ser modificados y, por tanto, estrategias dirigidas a estos dificultarían la persistencia del VPH o de las lesiones. En este sentido, dio a conocer el plan de desarrollo clínico de Papilocare, tratamiento del laboratorio Procare Health, especializado en salud femenina, para prevenir y tratar las lesiones de bajo grado del cuello uterino causadas por VPH.

Ensayos clínicos demuestran la eficacia de Papilocare
Papilocare fue lanzando en 2016, como primer y único producto del mercado en Europa indicado para la prevención y el tratamiento de las lesiones de bajo grado del cuello uterino causadas por el VPH. Se trata de un producto sanitario clase IIa en forma de gel de aplicación vaginal que contiene ingredientes fitoterápicos, entre ellos el Coriolus versicolor.

El doctor Cortés presentó durante el webinar los resultados del ensayo clínico PALOMA, que incluyó 101 pacientes y finalizó en junio de 2019, logrando normalizar las lesiones del cuello uterino de bajo grado en un 85% de las pacientes tratadas con Papilocare a los seis meses. Este resultado fue todavía más significativo en las mujeres infectadas por serotipos de VPH de alto riesgo, los principales responsables del cáncer de cuello de útero, normalizando las lesiones de VPH en un 88% de las pacientes en comparación con el 56% en el grupo de control.

El ensayo clínico PALOMA demostró también un aclaramiento de los VPH de alto riesgo en el 63% de las pacientes tratadas durante seis meses vs. el 40% del grupo control, lo que supone un incremento del 57%.

Otros estudios y ensayos en curso

El doctor Cortés repasó otros estudios y ensayos en proceso, como el estudio PAPILOBS, cuyo objetivo es evaluar, en la vida real, la eficacia de Papilocare gel vaginal en la normalización de las alteraciones citológicas por VPH con colposcopia concordante, así como en el aclaramiento de VPH a los seis y 12 meses. Se trata de un estudio en el colaboran 38 centros públicos y privados de toda España.

Datos preliminares del estudio PAPILOBS demuestran la eficacia consistente de Papilocare en la normalización de lesiones cervicales a 6 meses (66%) y 12 meses (91%) en la población total. También la eficacia en el aclaramiento del VPH a 6 meses (63%) y 12 meses (82%) en la población total.

Actualmente también están en proceso el ensayo PALOMA 2, que tiene previsto incluir 288 pacientes en ocho centros públicos, y PAPILOCAN, ensayo clínico controlado con placebo con la inclusión prevista de 200 pacientes en el Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria en Santa Cruz de Tenerife. En estos ensayos se evaluarán la normalización citológica con colposcopia concordante, la epitelización del cérvix, el aclaramiento del VPH, el índice de salud vaginal, el nivel de estrés percibido, y la tolerabilidad, satisfacción y cumplimiento del tratamiento con Papilocare.

Se han realizado también estudios observacionales independientes en hospitales universitarios públicos de diferentes ciudades españolas (Vigo, A Coruña, Hospitalet de Llobregat) y en un centro privado de Bari (Italia). Los resultados de estos estudios están en consonancia con los obtenidos en los ensayos PALOMA y PAPILOBS, ya que en todos ellos se observa un aclaramiento de VPH de alto riesgo a los seis meses entre un 50 y un 70%, en una población de más de 700 pacientes.

Educación y retos que debemos asumir

Es imprescindible que todos los profesionales implicados en la salud de la mujer eduquen a las pacientes cuando acuden a la consulta. “La educación de la población en todo lo que sabemos sobre VPH (detección, vacunación y cribado rediseñado) es una obligación de los obstetras y ginecólogos”, afirmó el doctor Cortés. Asimismo, insistió en que “recibir consejos adecuados relativos a las nuevas estrategias preventivas del VPH y del cáncer de cuello de útero es un derecho de las mujeres”.

A nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en el año 2018 hubo 570.000 nuevos casos, que representaron el 7,5% de la mortalidad femenina por cáncer. De las aproximadamente 311.000 defunciones por cáncer de cuello de útero que se registran cada año, más del 85% se producen en las regiones menos desarrolladas.

Tedros Adhanom, director general de la OMS, se comprometió durante su campaña en 2016 a apoyar la eliminación global del cáncer de cuello uterino. Dice Adhanom que, para lograrlo, son necesarias tecnologías y estrategias innovadoras y que, si no actuamos, las muertes por cáncer cervical aumentarán un 50% en 2030.

Vacunación contra el VPH

El enfoque para prevenir y controlar el cáncer de cuello de útero debe ser integral, multidisciplinar e incluir educación, vacunación, detección, tratamiento y cuidados paliativos, según la OMS.
Sobre vacunación, el doctor Javier Cortés expuso que el tratamiento con Papilocare gel vaginal es complementario, por lo tanto, “Papilocare no compite con la vacunación”. El especialista mencionó que la tasa de vacunación de VPH en España es del 72%, y que está incluida en el calendario vacunal a las mujeres de 14 años, subvencionada al 100% por la seguridad social. Este porcentaje, señaló, garantiza inmunidad de grupo. En el caso de mujeres no cubiertas por los programas de salud pública, la cobertura vacunal apenas llega al 1%, puntualizó.

Sobre la vacunación masculina, en nuestro país no se realiza actualmente, pero ya hay países, como Australia, que ha extendido la vacuna contra el VPH en niños, siendo uno de los primeros que tomó esta medida. Una década después, está a punto de convertirse en el primero en erradicar el cáncer de cuello de útero gracias a su política de prevención que empezó en 1991.

Programas de detección y test de cribado

El doctor Cortés también hizo referencia a los programas detección, que en estos momentos no son una prioridad de la Sanidad en nuestro país, recordando que el 30% de las mujeres no revisadas concentra el 85% de los cánceres de cérvix. “En el futuro habrá que sentarse y rediseñar los programas de detección y cribado del cáncer de cérvix en nuestro sistema de salud”, señaló.

Javier Cortés manifestó ante los profesionales de la salud que participaron en el webinar que “podemos ser proactivos y ayudar a las mujeres con estrategias preventivas e innovadoras como Papilocare, alineándonos con los objetivos de la OMS. Solo así conseguiremos que nuestras nietas no sufran la amenaza del cuello de útero en el futuro”, concluyó.

Ginecare, Formación Médica Continuada

“En Procare Health siempre hemos apostado por la fuerza de la ciencia y los estudios científicos como base de nuestros productos, por compartir los avances y debates con profesionales sanitarios a través de congresos y jornadas médicas. A pesar de la situación de incertidumbre que vivimos, hemos querido seguir al lado del profesional sanitario y apostar por un modelo complementario para seguir ofreciendo una formación médica continuada de calidad”, afirmó Yann Gaslain, CEO de Procare Health durante la presentación de la sesión, en la que también participó la doctora Anna Mallafré, como moderadora.

Este webinar ha sido el primero de un ciclo dirigido a profesionales especializados en salud femenina (farmacéuticos, médicos, enfermeras y matronas) que tendrá lugar en Ginecare FMC . Yann Gaslain explicó que Ginecare FMC es una plataforma que ha sido desarrollada en colaboración con el Grupo Saned y El Médico Interactivo, y que cuenta con el respaldo científico de dos sociedades médicas de primer plano en ginecología, Ginecólogos Privados (Ginep) y la Asociación Española para el estudio de la Menopausia (AEEM), y de la revista científica Toko- Ginecología Práctica.

Ginecare FMC albergará una gran cantidad de contenido científico en formato webinar, que se irá produciendo cada tres semanas y que será de libre acceso a través de la web. El próximo webinar tendrá lugar el 2 de junio, a cargo del doctor Santiago Palacios, sobre Salud de la Mujer en la peri y postmenopausia, y estará dirigido a ginecólgos.

Además, y más allá de los webinars, Ginecare FMC será una plataforma de formación médica continuada, de manera que también albergará publicaciones, vídeos, noticias, cursos, resumen de congresos internacionales y mucho más contenido científico, adelantó Yann Gaslain. “En este sentido, dentro de poco tendremos el placer de lanzar la segunda edición del curso de formación del VPH que, al igual que la primera edición (asequible en Ginecare FMC, con 2,6 créditos), estará acreditada por la comisión de formación continuada española”, añadió Gaslain. “Ginecare será, por tanto, una herramienta que nos permita tener una aproximación integral en la formación médico-científica que incluya a todos los profesionales sanitarios encargados de la salud de la mujer”, concluyó.