Redacción, Madrid.-Según datos que se manejan en nuestro país sobre la faringoamigdalitis, cerca de 16 millones de españoles son víctimas de la misma cada año. Esta cifra equivale al 15-20 por ciento de todos los casos de infecciones respiratorias para los que se destinan el 36 por ciento de todas las prescripciones de antibióticos, porcentaje que se incrementa hasta un 55 por ciento al incluirse a la población pediátrica.

Otro de los datos más significativos es que esta patología representa uno de los procesos más frecuentes en Atención Primaria y, aunque variable según la edad, registra una mayor incidencia entre los 3 y los 15 años.

Dada la situación, diversas Sociedades Científica Españolas como Quimioterapia, Otorrinolaringología, Infectología Pediátrica, Medicina General, Medicina Rural y Generalistas, y Medicina de Urgencias y Emergencias han decidido involucrarse en la unificación de pautas a la hora de tratar la faringoamigdalitis, para lo cual han colaborado en la elaboración del Primer Documento de Consenso sobre el abordaje terapéutico de esta patología. Mediante éste se pretende llegar a un consenso sobre diversos objetivos tales como la erradicación del agente causal. la prevención de las complicaciones. la limitación del contagio. y la reducción del curso de la enfermedad.

En la práctica médica preocupa especialmente que esta infección esté causada por el Streptococcus pyogenes, por lo que el diagnóstico de rutina, según los expertos, suele ir encaminado a confirmar o descartar el citado microorganismo para poder establecer de esta forma el tratamiento más adecuado. Éste, según se desprende del documento, "debe fundamentarse en un antibiótico sólo en los casos en los que se sospeche un origen bacteriano y no vírico.

Respecto a las conclusiones más importantes del documento sobre faringoamigdalitis, resumidas por el doctor Carlos Cenjor, jefe del Servicio de Otorrinolaringología de la Fundación Jiménez Díaz, hay que destacar "el no realizar sobretratamientos antibióticos. no tratar con este tipo de medicamentos las faringoamigdalitis no bacterianas. utilizar los métodos diagnósticos más rápidos y adecuados. y vigilar que las pautas de tratamiento se cumplan de forma completa". "El seguimiento de estas medidas "según recomienda este experto- mejorará el diagnóstico y tratamiento de nuestros pacientes y economizará de forma importante recursos sanitarios".