"La esquizofrenia es un trastorno mental severo, que afecta a alrededor de 400.000 españoles y, si bien suele presentarse durante la segunda o la tercera década de la vida, el 70% de los pacientes afectados por esta patología responden favorablemente al tratamiento farmacológico". Con estas palabras ha definido esta enfermedad el doctor Salvador Ros, Psiquiatra Consultor Senior del Servicio de Psiquiatría del Hospital del Mar de Barcelona y Profesor Asociado de la Universidad Autónoma de Barcelona. Además, según ha explicado el doctor Fernando Cañas, Jefe del Departamento de Psiquiatría del Hospital Psiquiátrico de Madrid "el abandono del tratamiento farmacológico es uno de los principales factores para la aparición de una recaída en el paciente con esquizofrenia".

En cuanto al pronóstico de la enfermedad, el doctor Ros ha señalado que "un tercio de los pacientes mejora significativamente, otro tercio puede llevar una vida suficientemente adaptada, con déficits mínimos, y el tercio restante evoluciona de forma negativa con frecuentes reagudizaciones de la enfermedad y un mayor deterioro funcional".

En opinión del Dr. Ros "el mayor problema de la enfermedad reside en que la conciencia de enfermedad es baja en general debido a su propia estructura patológica". A partir de este hecho, continúa explicando este experto, "observamos que los pacientes que realizan tratamiento farmacológico adecuado, tienen una evolución favorable y una mejor comprensión de su enfermedad, lo que redunda en una mejor adaptación al medio y una mejor cumplimentación de las pautas terapéuticas que se les prescriben. Por el contrario, los pacientes tratados inadecuadamente presentan una peor comprensión de su proceso psicopatológico, no acude a los servicios médicos discontinúa tratamientos y en general tiene un peor pronóstico".

Los principales objetivos que los especialistas persiguen con el tratamiento farmacológico, según el doctor Fernando Cañas, podrían sintetizarse en tres: "controlar los síntomas agudos cuando se produce una descompensación que sigue siendo la puerta de entrada de la mayoría los pacientes a los cuidados psiquiátricos; en segundo lugar, atender o revertir el reto de los síntomas negativos, afectivos y cognitivos y, en tercer lugar, conseguir la reinserción del paciente en su medio de la forma más completa posible. No consideramos que el paciente está adecuadamente recuperado si no conseguimos que se reincorpore al funcionamiento que tenía antes de su enfermedad".

Entre las opciones terapéuticas disponibles, existen desde los años noventa los denominados antipsicóticos de nueva generación. Y, en los próximos días, estará disponible el nuevo antipsicótico ziprasidona, recientemente comercializado por Pfizer con el nombre de Zeldox y que supondrá un avance en la terapéutica farmacológica de la esquizofrenia. De esta manera el doctor Gonzalo Hernández, director médico de Pfizer, ha señalado que "ziprasidona controla eficazmente los síntomas de la esquizofrenia y ofrece un excelente perfil de seguridad y tolerancia"