Cada vez son más los pacientes que participan en la toma de decisiones en torno a su salud. Así lo ponen de manifiesto los datos del Barómetro Sanitario 2016 realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en colaboración con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El 78 por ciento de los pacientes del Sistema Nacional de Salud participó en las decisiones sobre su problema de salud y su tratamiento tanto como deseaba, mientras que en 2013 este porcentaje era del 61,2 por ciento.

Según esta encuesta, para la que se han realizado casi 7.800 entrevistas a ciudadanos mayores de edad, los usuarios de los diferentes servicios sanitarios del SNS en el año 2016 se muestran satisfechos de la atención recibida. Las personas que acudieron a los centros de Atención Primaria manifiestan, en un 86 por ciento los casos, una valoración muy positiva de la atención recibida; las expectativas previas sobre la AP son, además, altas, ya que seis de cada diez personas manifiestan que la atención recibida fue más o menos igual a como esperaban que fuera. El 79,5 por ciento de los pacientes manifiesta que la atención prestada fue buena o muy buena en las consultas hospitalarias.

Del mismo modo, el 85,8 por ciento de los pacientes ingresados en los hospitales del SNS evalúan positivamente la atención sanitaria recibida, y un 34,5 por ciento de los pacientes se encontraron con una atención mejor que la esperada,  frente a un 8,4 por ciento que  consideró que fue peor de lo que esperaba. A su vez, el 75,8 por ciento  de las personas que utilizaron los diferentes dispositivos y Servicios de Urgencias del SNS consideraron que recibieron una buena atención.

Respecto a la opinión general de la población (usuarios y no usuarios), el 66,1 por ciento manifiesta que el sistema sanitario en España funciona bien o bastante bien aunque necesite algunos cambios, mientras que  el 33,2 por ciento piensa que necesita cambios fundamentales. En una escala de puntuación de 1 a 10, la satisfacción general de la ciudadanía con el sistema sanitario público se sitúa en 6,55 puntos.

La mayoría de las personas se manifiesta partidaria del uso del sistema sanitario público frente al privado. Así ocurre en las distintas opciones analizadas por el estudio: consultas de AP (69,6 por ciento), consultas de hospitalaria (57,0), ingreso en hospital  (68,1) y Urgencias (66,4).

En las consultas de Atención Primaria son muy apreciados aspectos como la confianza y seguridad que transmite el médico (7,73 puntos sobre 10), el trato recibido del personal sanitario (7,72) y la información recibida sobre el problema de salud (7,55). Respecto a las consultas de médicos especialistas son especialmente valorados el trato recibido del personal sanitario (7,37), la confianza y seguridad que transmite el médico (7,21) y la información recibida (7,15).

Atención y equipamiento, lo valorado en los hospitales

En la opinión sobre el funcionamiento de los hospitales destacan el equipamiento y medios tecnológicos que ofrecen (7,67), los cuidados y atención del personal de Enfermería (7,48), la atención del personal médico (7,37) o la información que reciben los pacientes sobre la evolución de su problema de salud (7,24). El hecho de estar ingresado en una habitación compartida con otros pacientes se valora con 5,91 puntos.

Entre los aspectos susceptibles de mejora en los diferentes servicios asistenciales se identifican, fundamentalmente, los relacionados con los tiempos de acceso: la obtención de cita el mismo día que se solicita, si así se desea, en AP (36,9 por ciento)  y los tiempos de permanencia en sala de espera para entrar en consulta del especialista (el 30,3 espera más de una hora).

Los resultados del Barómetro Sanitario 2016 se pueden consultar en la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, tanto el conjunto de datos marginales, como su tabulación por variables sociodemográficas, por clase social y desagregados por comunidades autónomas.