Jesús Romano, Córdoba.-El 80 por ciento de los Colegios de Médicos españoles estarán adheridos, en el plazo de un año, al PAIME y contarán con apoyo financiero de las Administraciones públicas para la aplicación del plan. Al menos, esas son las previsiones del comité organizador del Primer Congreso Nacional de Atención al Médico Enfermo, celebrado, recientemente, en Córdoba.

En concreto, los responsables colegiales reunidos en la ciudad cordobesa acordaron que el PAIME debe ser coordinado por la Organización Médica Colegial, "que debe crear un cuerpo doctrinal teórico de este programa". Según explicó el presidente del comité organizador de este congreso, Serafín Romero, se ha puesto en manos de la OMC la pretensión de crear una comisión que se encargue de elaborar una guía del Plan de Atención Integral al Médico Enfermo en España, así como de redactar estudios e informes sobre los trastornos que puede padecer el facultativo a lo largo de su carrera profesional. "Actualmente -precisó el experto- disponemos de pocos estudios en torno a la salud del médico en este país, casi todos son anglosajones". Por este motivo, se ha priorizado el fomento y desarrollo de la investigación en este campo.

Asimismo, los participantes en el mentado simposio se han comprometido a "dar mensajes de este programa en sus aspectos positivos". esto es, haciendo especial hincapié en que "atiende patologías cualitativamente importantes desde el punto de vista de las repercusiones que puede tener" el hecho de no abordar estos trastornos psicológicos y de conducta, aclaró el doctor Romero.

En las conclusiones del congreso, también se destaca la necesidad de "abordar el problema de forma integral" y se subraya la importancia de insistir en "que nace de la propia profesión estando encaminado a mejorar la buena praxis", recalcándose que el paciente, al fin y al cabo, es el principal beneficiado de la expansión de un programa que atiende a facultativos con trastornos psicológicos y problemas adictivos.

En este contexto, "las Administraciones deben asumir un compromiso no sólo económico" para la implantación del plan en la totalidad del territorio nacional, sino que también deben defender el objeto último del PAIME mediante vías de prevención, a través de la formación continuada, abordando el tema de la incapacidad laboral transitoria y fomentando la promoción profesional.

Así, se contempla un documento en el que también se establecen las obligaciones que deben asumir los Colegios de médicos en este sentido. Éstos, en concreto, deben presentar "un documento claro" que sirva como base para alcanzar un acuerdo con las Administraciones competentes, de forma que la aplicación del programa pueda disponer de la financiación y respaldo necesario por parte de los gobiernos regionales. Llegado a este punto, Serafín Romero valoró "la gran disponibilidad que ha tenido la ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, quien durante su participación en el congreso se comprometió a llevar el PAIME al Consejo Interterritorial".

Abordaje de otras patologías

Uno de los puntos clave consensuados en el congreso celebrado en Córdoba y en el que han coincidido los responsables colegiales en él participantes ha sido el que afecta a las patologías que debe abordar el Plan de Atención Integral al Médico Enfermo. En este sentido, las conclusiones del simposio aluden a la necesidad de que el PAIME no sólo atienda a profesionales con problemas psicológicos y de adicción, sino que se debe extender a "colectivos de riesgo", como los estudiantes de Medicina o los facultativos en fase de prejubilación. La labor preventiva vuelve a cobrar, en esta línea, un valor fundamental.

Por otra parte, los congresistas incidieron en que es preciso "estar muy alerta" en cuanto a síndromes como el "burn out" o desgaste profesional, motivados por factores como la alta presión asistencial o la elevada responsabilidad que asume el facultativo durante el desarrollo de su labor. En este punto, la labor de las Administraciones vuelve a erigirse en el punto arquimédico del programa entendido como un plan que aspira a ir más allá del mero tratamiento a los médicos con determinadas patologías.

Los participantes en el simposio acordaron, asimismo, que "estas jornadas deben tener continuidad", señaló Serafín Romero, quien adelantó a EL MÉDICO INTERACTIVO que el II Congreso Nacional de Atención al Médico Enfermo se celebrarán en Toledo en octubre de 2004. Para entonces, se prevé que ocho de cada diez colegios de médicos se hallen adscritos al PAIME en colaboración con la Administración Pública.

Por otra parte, y entre las ponencias que se ofrecieron en el encuentro destacó la intervención de la doctora Carmen Sánchez Carazo, máster en bioética y concejala del Ayuntamiento de Madrid, en la mesa redonda "El médico en crisis", que se centró en el problema de los facultativos como víctimas de los pacientes.

En cuanto a las agresiones a los médicos, ya vienen dándose sentencias desde 1999, incluso se han contabilizado desde esa fecha varios asesinatos a facultativos como los sucedidos en Oviedo y Salamanca. Algunos estudios al respecto indican que casi el 50 por ciento de facultativos se sienten presionados en algún momento.

Esta experta defendió una serie de medidas, tales como que la Administración interponga las sanciones pertinentes en nombre del médico, ya que cuando un profesional es agredido no sólo se le agrede a él, sino también al resto de usuarios, a la institución. Ello también ayuda a que la intimidad del médico agredido no se sienta vulnerada.

Asimismo, abogó por que las agresiones en el lugar de trabajo han de ser consideradas accidentes laborales, que el facultativo agredido cuente con toda la ayuda psicológica posible, y que la Administración combata los riesgos en su origen, los que se pueden evitar y los que no.

Además, destacó la necesidad, por un lado, de planificar la prevención, mediante la organización del trabajo, la influencia de factores ambientales, etcétera, dando instrucciones a los trabajadores, así como el establecimiento de campañas de información a los usuarios sobre sus derechos pero también sobre sus deberes, entre ellos el respeto hacia los profesionales sanitarios y hacia el resto de los usuarios. Junto a ello no está de más la interposición de multas y sanciones a aquellos pacientes que no cumplan la normativa son otros dos puntos que defiende la experta.