Mónica Martín, Madrid.- El gran reto al que se enfrenta el actual Ministerio de Sanidad y Consumo es la puesta en marcha de las herramientas horizontales creadas para coordinar el nuevo estado de las Autonomías español, ya que "de este desarrollo dependerá que la situación evoluciones favorable o desfavorablemente", según ha explicado a EL MEDICO INTERACTIVO José Ramón Repullo, jefe del Departamento de Planificación y Economía de la Salud de la Escuela Nacional de Sanidad que depende del Instituto de Salud Carlos III, y recién nombrado presidente de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS).

"Las nuevas herramientas horizontales "insiste Repullo- son muy positivas porque buscan el intercambio de información entre los diferentes sistemas, no obstante requiere una inversión en servicios, personal, en estructuras… todo lo que lleva consigo un reto real que habrá que ver cómo se resuelve", explica el experto.

Para nuevo presidente de la SESPAS, la nueva situación ha cambiado las reglas del juego "lo que resulta ventajoso porque se aproximan las soluciones a problemas cada vez más locales, pero eso viene acompañado de riesgos: la sostenibilidad económica y las tendencias centrífugas que generan mucha diversidad de los convenientes", añade.

Por otra parte, y en su opinión, la culminación a finales de 2001 del proceso de creación del Sistema Nacional de Salud (SNS), iniciado 20 años atrás en Cataluña, con la transferencia de las competencias de gestión sobre los servicios de salud a todas las Autonomías ha propiciado el momento de reflexionar sobre la "dirección, armonización y evaluación" del nuevo sistema autonómico. A ese tenor y con unas capacidades descentralizadas, el Gobierno ha creado "con acierto" un importante sistema de coordinación de agencias sanitarias como la Española del Medicamento, la de Seguridad Alimentaria o la de Evaluación de Tecnologías Sanitarias completado por las futuras como la de Calidad del SNS, el Sistema de Información Sanitario o el Observatorio del SNS contemplados en la recién aprobada Ley de Cohesión y Calidad.

Sin embargo, las dudas manifestadas por el también jefe del Departamento de Planificación de la Escuela Nacional de Salud Pública sobre el posible buen o mal funcionamiento de estos organismos las apoya con el ejemplo del Instituto Nacional de Salud Carlos III del que dice que fue concebido como un importante centro de gestión sanitaria en el que "se han hiper-desarrollado determinadas áreas, como es el caso de la científica y la investigación básica, y otras han experimentado una distrofia y son mucho menos reconocidas", argumenta.

"Desde la SESPAS estamos expectantes porque las cosas hay que hacerlas realidad día a día, y la comunidad científica y del ámbito de la salud pública está interesada en analizar cómo se llevan a la práctica esos planteamientos. El Ministerio se enfrenta a un gran reto y nosotros queremos colaborar para que los cambios se hagan de acuerdo al conocimiento técnico que ya existe", subraya. Siguiendo estos principios, el presidente de esta entidad científica está trabajando para contar con el beneplácito del Ministerio de Sanidad para participar en los debates sociales que se generen al respecto "para ofrecer un valor añadido y establecer una agenda de trabajo para los próximos cuatro años", ha indicado Repullo.

A juicio del experto del Instituto Carlos III, el reto planteado necesita que las Sociedades Científicas ayuden a cohesionar el sistema y vehiculicen el debate en el ámbito nacional. "Creemos que tenemos la responsabilidad de transponer lo que puede aportar la sociedad civil a los grandes debates. Sespas quiere ser un vehículo de cohesión del SNS a través del fomento de planes de salud y potenciar la reflexión en los cuadros técnicos y políticos implicados en dar una estrategia sanitaria al sistema", ha explicado.

Tres líneas de trabajo

A este respecto, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria trabaja en tres ámbitos diferentes, según este experto: el científico, "en el que es importante aportar el conocimiento técnico, que se invierta en dicho conocimiento". un eje práctico y profesional, "la Administración se debe plantear una revisión del círculo formación, especialización y trayectoria profesional". y la profesionalización del trabajo directivo.

En esta última línea de trabajo, Repullo ha subrayado que la SESPAS aboga por terminar con los nombramientos de libre elección y por la existencia de un proceso de evaluación más objetiva para que se designe a los cargos de responsabilidad mediante la acreditación por formación y competencia. "Es necesaria una mayor transparencia en los nombramientos para que se dé una mejora en el nivel medio y una reducción de los costes por intromisión política", sostiene este profesor.

José Ramón Repullo, que sucede a Rafael Manzanera, director asistencial de los hospitales municipales de Barcelona, en la presidencia de Sespas, hace hincapié en que va a mantener una línea de continuidad con el trabajo que la sociedad ya venía realizando. "Sespas tiene creados unos grupos que mantienen líneas independientes e integradas de trabajo que ya están más consolidadas, y hemos creado un nuevo grupo de análisis de las competencias de los profesionales de salud pública", adelantó el presidente de la sociedad.

Actuación de SESPAS

Desde 1993, esta Sociedad Científica elabora cada dos años unos informes técnicos que, con una perspectiva multidisciplinar analizan el estado de la salud y el sistema sanitario de España. Los informes son elaborados por más de 70 expertos que, a propuesta del Consejo Directivo, investigan y analizan diversos temas que son debatidos y mejorados en el congreso de la sociedad. El Informe Sespas 2004 tendrá una dedicación especial a las desigualdades de género y clase social en salud.

En noviembre de 2005, esta Sociedad celebrará su XI Congreso bianual que, según Repullo, será muy importante para reflexionar sobre cómo está funcionando el SNS al haber transcurrido ya tres años de la culminación de las transferencias y cuando las actuales leyes en debate parlamentario, el Estatuto Marco y la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS), estén en funcionamiento.

SESPAS, compuesta por más de 3.000 profesionales, agrupa, además, a otras diez Sociedades Científicas (seis nacionales y cuatro territoriales): Asociación de Economía de la Salud, Asociación Madrileña de Administración Sanitaria, Hipatia, Red Española de Atención Primaria, Sociedad Canaria de Salud Pública, Sociedad Española de Epidemiología, Sociedad Española de Epidemiología Psiquiátrica, Sociedad Española de Sanidad Ambiental, Asociación Juristas de la Salud, Societat de Salut Pública de Catalunya i Baleares.