Redacción, Madrid.- Los viajeros españoles siguen sin prestar demasiada atención a los consejos sanitarios que suelen ofrecer los médicos de Familia cuando se desplazan a un país lejano. Así, por ejemplo, se sabe que más de dos tercios de los que viajan a países endémicos de malaria no se medican preventivamente contra ella. Igualmente, existen estudios que demuestran una pobre utilización de medidas preventivas de los españoles en sus relaciones sexuales en el extranjero. Otro dato a tener en cuenta es que tres de cada cuatro personas que viajan a países endémicos por enfermedades infecciosas escapan al consejo sanitario. A todos estos datos hace referencia el doctor José Manuel López Abuin, miembro del Grupo de Salud Pública de la Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista (SEMERGEN).

A juicio de Abuín, "el médico de Atención Primaria desempeña un papel crucial en la prevención y tratamiento de estas infecciones relacionadas con la movilidad geográfica, ya que es el encargado de vigilar y mantener el equilibrio del Sistema, debido, principalmente, a su altísimo poder de resolución de problemas". "Parte de su labor "prosigue este médico de familia- consiste en prevenir los posibles contagios (sobre todo con la educación sanitaria del emigrante) y, por otra, detectar los posibles casos encubiertos, y proceder a su curación y rehabilitación".

Tal y como añade este experto, "nos hemos volcado desde nuestro medio a atender y dedicar recursos para hacer frente a las enfermedades cardiovasculares, por ejemplo, o una serie de programas de salud, y nos hemos olvidado en parte de las infecciones. Esto es un hecho cierto, que ha acontecido debido a la disminución proporcional de recursos, tanto por parte de las autoridades como de los propios médicos: creíamos tener resuelta su erradicación con los antibióticos, por ejemplo, pero vemos, sobre todo en nuestro país (donde el abuso de estos antibióticos es alarmante produciendo múltiples resistencias bacterianas) que cada vez es más difícil erradicar estas u otras enfermedades infecciosas".

Como recomendación básica que se le puede hacer a estas personas que van a viajar a un país extranjero, SEMERGEN insiste en que es esencial acudir previamente y con la suficiente antelación al médico de cabecera, quien le informará acerca de las medidas preventivas que debe adoptar. En palabras del doctor Abuín, "sólo con conseguir que la población viajera lleve a cabo esta recomendación lograríamos reducir al mínimo la posibilidad de contagio".

Inmigración

"Con la importación de enfermedades por parte de nuestros viajeros, empiezan a aparecer cada vez en mayor número patologías foráneas a las que no estamos acostumbrados a tener en consideración y de las cuales no disponemos de la información necesaria", afirma este miembro de SEMERGEN, que trabaja en el Centro de Salud de Padrón (A Coruña) y que es coordinador del Proyecto del Inmigrante de SEMERGEN. Tal es el caso del paludismo, la enfermedad foránea con mayor prevalencia, con alrededor de 500 casos diagnosticados el año pasado.

Otro hecho relevante a tener en cuenta, en opinión de esta Sociedad Científica, es que, al contrario de lo que se cree habitualmente, el incremento del número de inmigrantes no es la causa fundamental del aumento de las enfermedades foráneas en nuestro país. "El inmigrante es, por regla general, una persona joven y sana. La posibilidad de diseminación en el resto de la población de una infección foránea importada por un inmigrante es ínfima, principalmente debido a que necesitan de unos huéspedes o vectores intermedios para la propagación de la enfermedad, que no existen en nuestro país al no darse las condiciones ambientales necesarias", tal como argumenta López Abuín. "Otra cosa es el inmigrante establecido en nuestro país en unas condiciones sociosanitarias deficientes, en el que se pueden dar una serie de infecciones similares a los que presentan los nacionales en las mismas condiciones, como ocurre en el caso de la tuberculosis, en que pueden aparecer síntomas más avanzados o resistentes debido a la no utilización de los servicios sanitarios", según señala.

De la inmigración, el tema que más preocupa a SEMERGEN es la accesibilidad a los servicios sanitarios, problema originado por los dos protagonistas: el inmigrante, reacio en ocasiones a acudir a los centros de salud. y el sistema sanitario, que impone importantes trabas burocráticas.