En el marco del Día Mundial del Cerebro que se celebra este 22 de julio, distintos expertos detallan la importancia de unos correctos hábitos cerebro-saludables. Estos podrían prolongar la actividad cerebral en el tiempo y evitar en un alto porcentaje las enfermedades neurológicas. No obstante, actualmente, 9 de las 15 patologías más frecuentes en España son enfermedades neurológicas.

“Mantener el cerebro activo es fundamental para que esté sano. Tareas que estimulen la actividad cerebral, como leer, escribir o los juegos de mesa, fomentan una mejor salud del órgano. También hacer ejercicio físico y potenciar las relaciones sociales y afectivas, evitando el aislamiento y el estrés”, explica. Diego Redolar, responsable  de  la Unidad de Neuromodulación y Neuroimagen del Instituto Brain 360 y profesor de Neurociencias de la UOC.

En España, 7 millones de ciudadanos padecen enfermedades neurológicas, siendo el ictus la segunda causa de mortalidad en el país. Además, las patologías del cerebro son una de las principales causas de discapacidad y mortalidad en España.

El impacto de la estimulación cerebral en enfermedades neurológicas

En este contexto, la estimulación cerebral no invasiva es una técnica que ha demostrado ser efectiva para el tratamiento de trastornos neurológicos y psiquiátricos. También para la potenciación de habilidades cognitivas: “Con la estimulación cerebral no invasiva ayudamos a modular la excitabilidad de aquellas partes del sistema nervioso que no están funcionando correctamente” explica Redolar.

La misma, utilizada en el Instituto Brain360, está dirigida a pacientes con algunos trastornos psiquiátricos y/o neurológicos. En concreto, contribuye a que “las regiones afectadas puedan trabajar adecuadamente y se reduzca la sintomatología”, relata el experto. Entre las ventajas de este tratamiento no invasivo figuran sus escasos efectos adversos y el hecho de que se aplique de forma ambulatoria. La duración media de cada sesión es de unos 35 minutos.