El estudio ‘Persistencia, uso de recursos y costes en pacientes bajo tratamiento preventivo de migraña’ (PERSEC, por sus siglas en inglés), muestra que el 70 por ciento de las personas con migraña que empiezan un tratamiento preventivo oral abandona el tratamiento a los 12 meses, lo que podría suponer un aumento del coste anual por paciente de 622 euros para la sociedad.

El trabajo está publicado en la revista The Journal of Headache and Pain. El mismo está basado en el análisis de la situación de los pacientes entre 2016 y 2018.  Se trata de una iniciativa impulsada por la compañía farmacéutica Lilly. En España, ha liderado el proyecto Pablo Irimia, neurólogo de la Clínica Universidad de Navarra y coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (GECSEN).

Según el mismo, este estudio muestra que, de los 7.876 pacientes con migraña que iniciaron un tratamiento preventivo oral , un 32,4 por ciento fueron persistentes al tratamiento durante 6 meses. Un 30,4 por ciento lo fueron durante 12 meses. Además, los pacientes que no eran persistentes con el tratamiento consumían muchos más recursos sanitarios.

“Estos resultados sugieren que es necesario introducir fármacos más eficaces, mejor tolerados y con esquemas terapéuticos sencillos para que el paciente no abandone la medicación y, de esta manera, ahorrar costes al sistema sanitario”, concluye el experto.

Abandono del tratamiento preventivo oral

A la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE)  no le han sorprendido estos resultados. “Somos conscientes de que existe un significativo porcentaje de pacientes que abandonan el tratamiento preventivo oral. Incluso el seguimiento médico ante un fracaso terapéutico”.

Es por ello que insisten en la importancia de que el médico pueda dedicar tiempo a explicar al paciente en qué consiste el tratamiento. Asimismo, el manejo que debe realizar para potenciar su efectividad y lo que es tanto o más importante gestionar sus expectativas ante el tratamiento. “En este sentido apelamos también a los pacientes que no se siente conformes con los resultados a que retomen la visita con su especialista y no abandonen por su cuenta”.

Cabe recordar que ninguno de los tratamientos preventivos orales clásicos disponibles en España hasta 2019 había sido diseñado específicamente para la migraña. Así, su eficacia es moderada. Además, la mayoría de los tratamientos preventivos orales presentan problemas de tolerabilidad en un importante número de pacientes.

Por otra parte, los tratamientos actuales, anticuerpos monoclonales que actúan en la vía del péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP), tienen la ventaja de que son muy bien tolerados a diferencia de los preventivos clásicos orales.