El coste de la combinación estatina más ezetimiba es inferior al precio de una estatina y una ezetimiba por separado.

Además del precio, la combinación es más potente a la hora de reducir el  cLDL, presenta una gran tolerabilidad y es fácil de administrar, lo que mejora la cumplimentación del tratamiento.

En algunas situaciones abaratar el coste influye positivamente en la adecuada adherencia del paciente, pero lo que más la favorece es administrar estatina y ezetimiba en el mismo comprimido.

Mayor eficacia

El principal beneficio de la combinación frente a doblar dosis de estatinas sin combinar es la mayor eficacia. De esta forma se consigue una reducción mayor del colesterol LDL y menor probabilidad de tener efectos secundarios.

Duplicando dosis de estatinas se consigue tan solo un 6% de reducción de cLDL frente al 18% que se consigue combinando rosuvastatina con ezetimiba.

La tendencia es conseguir objetivos cLDL más bajos y de forma más rápida para evitar posibles riesgos cardiovasculares. Esto se consigue en la mayoría de los pacientes con la combinación de rosuvastatina con ezetimiba.

Inercia terapéutica

No obstante, no hay que dejarse llevar por la inercia terapéutica. Hay un porcentaje elevado de pacientes de riesgo alto o muy alto con un tratamiento erróneo y esta situación debería revertirse. En casos más extremos, como son hipercolesterolemia familiar y otras patologías, se puede añadir a la citada combinación un inhibidor de los PCSK9.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Oleyre Irigoyen Monclus, Manuel Diez Estrada, Georges Stefan Kasabji y Miyousi Pupo Cheng, del Centro de Salud Trobajo del Camino.