E.P.- El ejercicio puede estimular las neuronas lesionadas, para regenerar sus axones, según un estudio realizado por científicos de duPont Hospital for Children (EE.UU.), que publica la última edición de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

El nuevo hallazgo proporciona un mejor conocimiento de los mecanismos de la plasticidad sináptica, que es la capacidad neuronal de crear o eliminar conexiones basadas en el uso. La actividad neuronal potencia la plasticidad sináptica, con nuevas conexiones que se van formando entre las rutas neuronales que se usan con más frecuencia.

Las neurotropinas, factores de crecimiento que promueven la supervivencia de las neuronas, regulan positivamente la plasticidad sináptica. Investigaciones anteriores han demostrado que, después del ejercicio, los niveles de neurotropina aumentan en la médula espinal y el músculo esquelético.

Para investigar si los cambios inducidos por el ejercicio en las neurotropinas afectan a la plasticidad sináptica, los autores del presente trabajo examinaron el crecimiento de neuronas sensoriales en animales de laboratorio, que tenían acceso a ruedas giratorias durante cero, tres o siete días. Los investigadores observaron que las neuronas sensoriales creaban prolongaciones más largas, en los animales que habían hecho ejercicio, en comparación con los animales sedentarios.

La longitud de las neuritas se correspondía directamente con la distancia que recorrían los animales. Para determinar si el ejercicio también podría potenciar la regeneración de los axones in vivo, los investigadores lesionaron el nervio ciático de animales que habían realizado ejercicio durante siete días, antes de la lesión. Se observó que el porcentaje de regeneración fue mayor en los animales que habían hecho ejercicio que en los sedentarios.

La inyección de un inhibidor de la actividad del receptor de la neurotropina antes del ejercicio bloqueaba el crecimiento de los axones inducido por el ejercicio. Estos resultados indican, según los especialistas, que la actividad física puede alterar la plasticidad sináptica y la capacidad regenerativa a través de los mecanismos señalizadores de la neurotropina.