La Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados ha dado el visto bueno,  por unanimidad, a una proposición no de ley del Grupo Socialista en la que se solicita “un informe de análisis y propuestas para una gestión de profesionales acorde a los retos actuales y futuros del Sistema Nacional de Salud”, tal y como se ha informado en un comunicado.

Según ha señalado el portavoz socialista de Sanidad, Jesús Mª Fernández, “esperamos que este estudio que solicitamos ayude a encontrar en un plazo breve, diez meses, un acuerdo entre los partidos, con las asociaciones profesionales, sindicales y con las autonomías, respecto a las necesidades de los profesionales y las demandas sanitarias de hoy y del futuro”.

Luchar contra la precariedad laboral y la temporalidad, hacer frente al envejecimiento de las plantillas y a los procesos de sustitución de profesionales, atender a la formación continuada y al desarrollo y reconocimiento profesional, lograr una Sanidad pública más eficiente con una mejor organización del trabajo, coordinación entre especialidades y digitalización de la salud son algunos de los retos a los que se enfrenta el sistema asistencial en España, tal y como ha destacado Fernández. Además de ellos habrá que hacer frente a los nuevos desafíos tecnológicos y promover el desarrollo del conocimiento y la investigación.

La Sanidad española ha superado en el último trimestre del año 2017 la cifra de un millón de empleos directos (1.076.000, o el 5,7 por ciento del total de población activa), de los que cerca del 70 por ciento son empleados del sector público. La remuneración total de este colectivo ascendió  a 29.670 millones de euros en 2016, un 44,5 por ciento del gasto sanitario público.  En la actualidad, además, el Sistema Nacional de Salud español se enfrenta a un importante desafío determinado por la próxima jubilación de un importantísimo número de profesionales. Un 28 por ciento de los empleados actuales del SNS tienen más de 55 años, y más del 10 son mayores de 60 años. Ello quiere decir que sólo en los próximos cinco años se jubilarán cerca de 60.000 trabajadores, ha recordado el portavoz socialista.

Ante esta situación, la iniciativa propone elaborar un informe de análisis y propuestas para una gestión de profesionales acorde a los retos actuales y futuros del Sistema Nacional de Salud, que aborde, entre otras cosas, la organización y gestión del trabajo asistencial; la planificación, ordenación y formación de los profesionales; la regulación jurídico-laboral del personal (selección, retención, adaptación y motivación) y las condiciones de empleo y homologación entre territorios.

El informe será encargado a tres expertos acordados en el seno de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales, y se habilitará un proceso de consulta con organizaciones profesionales, académicas, sindicales y científicas. El informe será debatido en los órganos de gobierno y participación del Sistema Nacional de Salud (Comisión de Recursos Humanos, Comité Consultivo del Consejo Interterritorial) y en Pleno del Consejo Interterritorial. Finalmente, el Gobierno enviará el informe final en el plazo máximo de diez meses al Congreso para su debate y dictamen en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales.

Por otro lado, la Comisión de Sanidad ha aprobado también por unanimidad otra proposición no de ley del Grupo Socialista, relativa a garantiza un sistema de información de servicios sociales, con el objetivo de mejorar su funcionamiento y la calidad de la atención a la población.