Redacción, Madrid.-La eficacia del tratamiento contra la hepatitis C puede verse incrementada hasta un 61 por ciento si éste se adapta adecuadamente y si el paciente no abandona la medicación, tal como pusieron de manifiesto los especialistas reunidos en un simposio sobre "Mejora de la Eficacia del Tratamiento de la Hepatitis C", celebrado en el 38 Congreso Anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado, celebrado, recientemente, en Ginebra.

Según señaló al respecto el doctor Esteban Mur, catedrático de Medicina Interna de la Universidad de Barcelona y jefe de Hepatología del Hospital Valle d"Hebrón, "es necesario evaluar las circunstancias personales de los pacientes para obtener los mejores resultados, ya que, por ejemplo, estudios recientes han confirmado que la grasa hepática dificulta la eficacia de la terapia".

De la misma opinión se mostró el doctor John G. McHutchison, director de Investigación Hepatológica del Instituto de Investigación Clínica de la Universidad de Duke, en EE.UU., para quien "las decisiones del tratamiento deben ser individualizadas, teniéndose en cuenta, además, factores como el genotipo, la edad, la histología hepática, la motivación del paciente y las enfermedades cómorbidas".

En la actualidad, tal como se puso de manifiesto en este encuentro, uno de los problemas más preocupantes de la hepatitis C es que no causa síntomas, mientras que la enfermedad sigue evolucionando.

De esta forma, entre el 80 y el 85 por ciento de los pacientes acaban desarrollando una hepatitis crónica y sólo entre un 15 y un 20 por ciento de los infectados se recupera espontáneamente.

Por otro lado, del total de pacientes a los que se les ha cronificado esta infección vírica, más del 20 por ciento evoluciona hacia una cirrosis, quienes, a su vez, tienen mayores posibilidades de desarrollar un carcinoma hepatocelular o una insuficiencia hepática. Cuando esto sucede, lo más frecuente es que se precise un trasplante de hígado para sobrevivir, lo que convierte a la hepatitis C en la primera causa de trasplante de hígado.