Retrasar hasta 12 semanas la segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 en personas mayores de 80 años triplica los anticuerpos contra el virus. Así se recoge en un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), junto a expertos del Public Health England.

En el trabajo se han analizado a 175 personas mayores de 80 años. Es la primera vez en la que se ha comparado la eficacia del intervalo de tres semanas entre la administración de ambas dosis (probado en los ensayos clínicos) con una separación de hasta 12 semanas, como así se ha recomendado en el Reino Unido.

Hasta 3´5 más anticuerpos con la segunda dosis

La investigación ha puesto de manifiesto que retrasar la segunda dosis de la vacuna de Pfizer a 12 semanas aumenta en 3,5 veces la respuesta de anticuerpos contra el coronavirus, en comparación con el intervalo de tres semanas. «Esta es la primera vez que se estudian las respuestas celulares y de anticuerpos cuando se administra la segunda dosis después de un intervalo prolongado”, han señalado los investigadores. “Nuestro estudio demuestra que las respuestas máximas de anticuerpos después de la segunda vacuna de Pfizer mejoran notablemente en las personas mayores cuando se retrasa hasta 12 semanas», han dicho.

A su juicio, los resultados pueden ser «importantes» en el desarrollo de una estrategia de vacunación global, ya que la extensión del intervalo de la segunda dosis de la vacuna en las personas mayores puede reducir «potencialmente» la necesidad de vacunas de refuerzo posteriores.

Uso en menores

Por otro lado, cabe recordar que un panel asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ha aprobado de manera unánime este miércoles el uso de la vacuna de la farmacéutica Pfizer contra el coronavirus para los menores de entre 12 y 15 años, por lo que se espera que en los próximos días se inicie el plan de inmunización de los más jóvenes.