Un estudio sobre 2,4 millones de consumidores de cannabis hospitalizados ha descubierto que los que padecían una arritmia tenían 4,5 veces más probabilidades de morir durante su estancia en el hospital que los que no la padecían. La investigación se ha presentado en EHRA 2021, el congreso científico en línea de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

Este estudio examinó la carga de arritmias en los consumidores de drogas ingresados en el hospital. También se comparó la duración de la estancia hospitalaria y las muertes en el hospital entre aquellos con y sin arritmia.

Resultados del estudio

Los pacientes del grupo con arritmia eran mayores: la edad media era de 50,5 años, frente a los 38,3 años de los que no tenían arritmia. Los que padecían arritmias también tenían más problemas de salud coexistentes.

Los consumidores de cannabis con arritmia tenían una probabilidad 4,5 veces mayor de mortalidad intrahospitalaria en comparación con los que no tenían arritmia. Los pacientes con arritmia tuvieron una estancia hospitalaria más larga (5,7 días) en comparación con los que no tenían arritmia (5,1 días).

El estudio pone de manifiesto que los trastornos del ritmo cardíaco pueden ser una señal de alarma de un mayor riesgo de muerte en las personas que consumen cannabis. Parece sensato examinar a estos pacientes para detectar arritmias si se presentan en el hospital, de modo que los que tengan un problema de ritmo cardíaco puedan ser vigilados de cerca.