Redacción. Madrid.- La presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA), María Neira, ha anunciado en el Congreso la elaboración de un barómetro de la seguridad alimentaria, que permitirá

conocer las preocupaciones de los consumidores y poner a su disposición información sobre hábitos alimentarios saludables, interpretación del etiquetado o mejorar las opciones de compra.

En su comparecencia ante la comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados para presentar las líneas de actuación y el Plan Estratégico de la AESA, Neira anunció también la elaboración de un mapa de la seguridad alimentaria, que incluirá un sistema de información sobre seguridad de los alimentos y la elaboración de informes anuales sobre actividades analíticas e inspectoras.

La presidenta de la AESA recordó que el objetivo de esta agencia es promover la seguridad alimentaria y ofrecer garantías e información objetiva a los consumidores y a los agentes económicos del sector agroalimentario español, desde el ámbito de actuación de las competencias de la Administración General del Estado.

En este sentido, recordó que puesto que las competencias ejecutivas en materia de seguridad alimentaria corresponden a las Comunidades Autónomas, resulta particularmente necesaria la coordinación, tanto de criterios de interpretación como de iniciativas de actuación, que asegure niveles homogéneos de protección en todo el territorio nacional.

La Agencia seguirá, según subrayó su presidenta, los mismos principios que han sido ampliamente refrendados por todos aquellos que velan por la seguridad alimentaria: la excelencia científica, la transparencia y la independencia.

Consumidores, eje de actuación de la AESA

En su intervención, Neira afirmó que el derecho del ciudadano a disponer de información completa, precisa, adaptada a sus necesidades, que le asegure la inocuidad de los alimentos , le permita realizar una elección consciente y que le proteja de practicas abusivas son la base de actuación de la Agencia.

En este sentido, explicó que la información destinada al consumidor tendrá varios ejes: información puntual y actualizada durante los periodos de crisis alimentarias, información de rutina sobre los alimentos que consume, la adecuada conservación y la preparación de los mismos e información sobre temas de actualidad relacionados con la seguridad alimentaria. La Oficina de Comunicación de Riesgos será la encargada de facilitar al ciudadano información "veraz, actualizada, independiente y, a la vez, inteligible, al alcance de todos ".

Para alcanzar este objetivo se dispondrá de una página web, se facilitará el acceso a los dictámenes de la Agencia, se llevarán a cabo campañas informativas en prensa, radio y televisión y se organizarán foros, debates y mesas redondas sobre temas de actualidad.

La información disponible, explicó la presidenta de la AESA, permitirá al consumidor desde optar por hábitos alimentarios más saludables, hasta condicionar su opción de compra de productos alimenticios manejando información objetiva e interpretando correctamente el etiquetado de dichos productos.

La AESA iniciará además una serie de publicaciones que con carácter regular emitirá informes técnicos realizados con el máximo rigor científico e independencia. El primero de estos informes, sobre las repercusiones del vertido del Prestige en la seguridad alimentaria, será publicado antes del fin del presente mes.

Asimismo, la presidenta de la AESA anunció la elaboración de un mapa de la seguridad alimentaria, en el que se incluirán un sistema de información sobre seguridad alimentaria y se elaborarán informes anuales sobre actividades analíticas e inspectoras. Esta información permitirá a la AESA guiar sus actuaciones, identificar los puntos críticos que requieren intervención y una utilización lo más eficaz posible de los recursos.

Gestión de crisis

Otra de las funciones de la AESA a la que se refirió Neira fue la coordinación de la red de alerta y la comunicación de incidentes alimentarios. El objetivo que se ha marcado la AESA es mejorar los tiempos en el sistema de intercambio rápido de información para la gestión de alertas.

La presidenta afirmó que se está trabajando en un manual de gestión de crisis y un plan de comunicación de riesgos, que permita una adecuada comunicación y gestión de tales crisis. El manual aportará una clara definición de responsabilidades, protocolos de actuaciones y coordinación, procedimientos de comunicación en diferentes escenarios de crisis y contemplará también la evaluación de las mismas después de su cierre.