La semana pasada la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, AIReF, propuso implementar un sistema nacional de subastas para los productos dispensados, a través de la oficina de farmacia. Ante este anuncio, la  Asociación Española de Medicamentos Genéricos, AESEG, ha emitido un comunicado advirtiendo que esta medida incrementaría el riesgo de desabastecimientos y perjudicaría el acceso del paciente a sus tratamientos habituales.  Asimismo, insisten en que produciría un efecto negativo e inmediato a un sector industrial nacional como es el del medicamento genérico en términos de empleo, inversión y producción.

Lo primero que argumentan es que, en realidad, esta medida no sería necesaria, pues las medidas actuales de Sistema de Precios de Referencia, Precios Menores y Precios más Bajos, ya operan como reguladores y han generado un ahorro de 1.200 millones de euros al Sistema Nacional de Salud en el año 2018. Asimismo, en Europa, a excepción de Alemania y Holanda, con sistemas sanitarios no homologables al resto de países, no existen subastas y donde las hubo se revertieron por los desabastecimientos producidos.

En cuanto a la experiencia española, aportan que en los últimos siete años, ninguna comunidad autónoma ha tenido en sus prioridades la aplicación de la subasta a excepción de Andalucía. En la actualidad, el 48 por ciento de los medicamentos que no están disponibles en las farmacias son fármacos incluidos en las subastas andaluzas, comunidad que ya ha anunciado la retirada de subastas.

Riesgo de desabastecimiento

Actualmente una de las preocupaciones del Sistema Nacional de Salud es precisamente el desabastecimiento de fármacos, una cuestión sobre la que ya ha empezado a tomar medidas el Ministerio de sanidad. En concreto, en 2018 se notificaron 1.332 desabastecimientos, un 44 por ciento más que en 2017 y el 42 por ciento de ellos fueron causados por carencias no previstas de ciertos productos por la existencia de un diferencial de precios con otros países europeos y por la inviabilidad económica en la comercialización de algunas presentaciones, situaciones todas ellas que se verían agravadas con la aplicación de una medida como las subastas nacionales.

Ante esta situación, desde AESEG, insisten en que cualquier medida orientada a la exclusividad de suministro, por una o un número limitado de compañías, que impida la libre participación de todos los laboratorios disponibles, dificultará el suministro regular de fármacos y supondrá un riesgo en el normal abastecimiento de medicamentos para el paciente, en un momento, además, de amplia repercusión social y mediática.

No obstante, considerando que los informes elaborados por AIReF, como institución independiente de responsabilidad fiscal, son consultivos para el Gobierno y Administraciones públicas, AESEG confía en que tanto las Administraciones centrales como autonómicas, realicen una profunda evaluación de esta propuesta y valoren en detalle su alcance, también, en los términos de impacto negativo para todos los agentes del sector e inconvenientes para el paciente.