La Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG) ha lanzado el blog www.engenerico.com con el objetivo de dirigir su comunicación al paciente y al ciudadano de manera más efectiva. “Necesitamos dar a conocer el medicamento genérico y contar a la gente que tiene la misma calidad, seguridad y eficacia que el innovador, además de que ayuda a controlar el gasto sanitario y nos hace ser responsables del uso racional del medicamento”, explica la directora de Comunicación y Relaciones Externas de AESEG, Doris Casares.

Con el blog engenerico.com, AESEG cubre una necesidad en su estrategia de comunicación y relaciones externas: “escuchar al paciente y saber cuáles son sus inquietudes y sus principales dudas en torno al medicamento genérico”. Con este fin, el blog se divide en cinco grandes apartados: Colaboraciones, con artículos sobre salud de especialistas de este sector; Entrevistas, para conocer la opinión de los expertos y profesionales sanitarios; Pacientes, donde se recogen las actividades de las asociaciones y campañas contra enfermedades; Recursos, que ofrece documentos y claves para conocer la efectividad de los medicamentos genéricos, y Testimonios, donde los usuarios pueden explicar su experiencia y conocer casos de personajes públicos y famosos. En un apartado diferente, El Rincón del Genérico, los pacientes pueden acudir a un especialista, el doctor Abad Santos, del Hospital Universitario de la Princesa, para resolver sus dudas acerca de este tipo de medicamentos.

Esta necesidad de comunicación ha recibido la respuesta directa de los pacientes y usuarios de la red. El Twitter corporativo @aeseg_genericos ha pasado de 130 seguidores en marzo de 2011 a contar con más de 1.000 en la actualidad. El blog también comienza a lograr cierta repercusión con 400 visitas en las tres primeras semanas y con una tasa de repetición del 35 por ciento.  “Había un amplio desconocimiento en la calle de lo que era un medicamento genérico, y encontramos en los medios sociales la plataforma idónea para dar a conocer el genérico como medicamento 2.0” afirma Casares.

“Es el momento de una gran revolución de las comunicaciones, lo cual es apasionante porque internet es una fuente inmensa de conocimiento que, si lo sabemos aprovechar bien, no va a traernos más que grandes ventajas a la sociedad”, destaca la directora de Comunicación. Hasta el momento, AESEG había centrado su estrategia de comunicación en sus asociados con una intranet de la patronal y el público institucional a través de la revista En Genérico y de la página web www.aeseg.es. El blog viene a completar el trabajo que comenzó Doris Casares al frente del Departamento de Comunicación en 2008 con un mensaje más directo dirigido al paciente.

El blog parte de tres principios: cercanía, claridad y transparencia, “tres grandes carencias hasta hace poco en la comunicación dentro del mundo farmacéutico”, añade Casares. Las redes sociales y plataformas como Twitter, YouTube, Flickr o Google+ ofrecen una oportunidad única para implementar estos objetivos. Pero al mismo tiempo suponen un reto por la posibilidad de evolución que permiten en la estrategia comunicativa en un momento marcado por la crisis económica mundial y por las peculiaridades legislativas y el entorno de incertidumbre que vive el sector farmacéutico. “En el caso de la comunicación farmacéutica, el principal reto al que nos enfrentamos es un marco legislativo estricto y un marco ético establecido, no comparable al de otros sectores como puede ser el del consumo”, señala Casares.

Para el presidente de AESEG, Raúl Díaz-Varela, “la plataforma y blog www.engenerico.com es un espacio abierto a todos los ciudadanos, al colectivo profesional sanitario y a todo aquel que quiera colaborar y expresar sus opiniones a través de comentarios, sugerencias y artículos”. Y es que desde esta entidad se tiene claro que “estamos en la era de las personas y, por ello, hemos decidido apostar firmemente por este nuevo fenómeno 2.0 que está ya pisando fuerte en la sociedad del siglo XXI, y sin el cual la comunicación ya no se puede entender”, concluye Díaz-Varela.