La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha alertado de que hay dosis de la vacuna contra el coronavirus que se quedan sin usar por las reticencias que existen entre algunos sectores de la población en la Unión Europea.

En declaraciones desde Estrasburgo, donde se celebra el pleno del Parlamento Europeo, la jefa del Ejecutivo comunitario ha asegurado que sigue el buen ritmo de vacunación en la UE y que es posible alcanzar el objetivo de tener al 70 por ciento de los adultos inmunizados en julio que se marcó Bruselas.

Escepticismo de algunos grupos sociales

No obstante, Von der Leyen ha avisado de que cada vez se quedan más inyecciones sin poner, en parte, por el escepticismo de algunos grupos sociales. «Si miramos a las estadísticas, cada vez más dosis se quedan sin usar. Esto está vinculado a que hay un mayor reparto de vacunas, pero en parte también a las dudas sobre la vacunación«, ha asegurado.

En este sentido, ha afirmado que el foco ahora debe ser mantener el alto ritmo de vacunación y «alcanzar a las partes más escépticas de la población».

La presidenta de la Comisión Europea ha explicado que, pese al avance de la campaña, Europa no debe bajar la guardia y, en concreto, ha indicado que la expansión de la variante ‘Delta’ es un fenómeno «preocupante».