La Comunidad de Madrid está ultimando un protocolo de atención a las mujeres víctimas de agresiones sexuales que se aplique en todos los hospitales de la región. A día de hoy, algunas comunidades ni siquiera disponen de un protocolo oficial para los casos específicos de violación.

En el Municipio de Madrid, las mujeres que son víctimas de una agresión sexual deben acudir al Hospital de La Paz. Es el procedimiento desde los años 90. Con todo, Ana Martínez Virto, presidenta de la Comisión de Violencia de este centro y médica de Urgencias, explica que no todas las personas que sufren una violación conocen esta información.

“Sin embargo, esto está en proceso de cambio. Llevamos un tiempo trabajando en un nuevo protocolo para que todas las víctimas se atiendan en el hospital al que acuden en primera instancia”, señala. Esperan que el texto, que lleva meses anunciándose, salga en breves.

Así es el protocolo que se sigue en Madrid

Hasta ahora, si la víctima va a otro hospital del municipio, debe trasladarse después a La Paz para que la valoren. Antes, lo ideal es que se acuda a la Comisaría de la Unidad de Atención a la Familia y Mujer para interponer una denuncia, pero la mayoría de las veces van directamente al centro hospitalario.

Ahí, los profesionales hacen “un comunicado al juez de guardia, o se avisa a la policía para que acuda al centro hospitalario y levante un atestado”. De esta forma, el juez ordena que el forense acuda al hospital “para recoger las muestras y poder atender adecuadamente a nuestra víctima”, explica. La atención puede ser desde la urgencia general o desde el Servicio de Ginecología. Depende de por dónde entre y, también, de las lesiones asociadas que pueda sufrir la paciente.

No hay, sin embargo, un psicólogo. “Se ha demostrado que en el momento agudo no ayuda demasiado. Lo que hacemos es derivar a los centros de salud mental correspondientes para la valoración, apoyo y seguimiento posterior”, prosigue la experta.

El nuevo protocolo supone un paso hacia adelante

El nuevo protocolo que verá la luz en los próximos días va a suponer un salto hacia delante en la atención a las víctimas. "Va a haber un código de activación, se va a atender a la víctima en cada hospital, la denuncia se va a poder hacer posteriormente a cada asistencia, habrá más comunicación entre todos los estamentos implicados… Supone una mejora importante", asegura la presidenta de la Comisión de Violencia de La Paz.

Se trata de un protocolo multidisciplinar en el que han intervenido Sanidad, Policía, Guardia Civil, Ayuntamiento o servicios judiciales, entre otros. Es decir, "todos los actores implicados en la atención a las víctimas".

En este centro atienden entre 300 y 350 víctimas al año, casi una al día. "En algunas comunidades autónomas ni siquiera hay protocolos oficiales. Todavía queda mucho trabajo por hacer", afirma Martínez Virto, que recuerda que en los años 70 ni siquiera la violación era considerada un delito.

"El hospital está para ayudar a las víctimas. Que no tengan vergüenza. Somos el lugar para atenderlas", enfatiza Martínez Virto, que asegura que todos los profesionales están muy concienciados de lo que supone "un momento tan duro".