Redacción, Madrid.- "Entre los factores de riesgo cardiovascular, la hipertensión arterial y la diabetes ocupan un lugar preeminente, que se acentúa cuando ambas aparecen juntas, algo que es frecuente en la práctica clínica", ha afirmado el doctor Amando Martín Zurro, director del Programa de Formación Médica Continuada (FMC), durante el I Encuentro en Riesgo Cardiovascular en Atención Primaria, celebrado recientemente en Madrid. Esta iniciativa formativa, ha sido por avalada por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) para ofrecer a los médicos de familia un medio de actualización y reflexión sobre el riesgo cardiovascular.

El programa de esta reunión científica comenzó con una conferencia inaugural sobre aspectos epidemiológicos de la patología cardiovascular y diabetes, que fue impartida por el doctor Jaume Marrugat, de la Unidad de Lípidos y Epidemiología Cardiovascular del Instituto Municipal de Investigación Médica de Barcelona. En ella, el doctor Marrugat informó de que "dos terceras partes de las más de 40.000 muertes que se producen cada año en España por cardiopatía isquémica ocurren antes de que los pacientes puedan llegar a un hospital" y añadió que "algunas de estas muertes podrían evitarse si la prevención coronaria de esta enfermedad fuera óptima y se consiguiera un descenso de su incidencia".

Este primer encuentro, que contó con el patrocinio de Bayer HealthCare, incluyó diferentes ponencias relacionadas con el abordaje del riesgo cardiovascular en Atención Primaria. Entre éstas, las recomendaciones de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) fueron expuestas por el doctor José Manuel Millaruelo, del centro de salud "Torrero-La Paz" de Zaragoza, quien en su intervención indicó que la utilización de los criterios diagnósticos de la ADA de 1998 forma parte ya de la práctica habitual. "A la luz de la evidencia actual, indicó, nadie debería dudar del elevado riesgo cardiovascular que presentan los pacientes diabéticos" y añadió que "la dificultad surge a la hora de proponer los objetivos de control de los factores de riesgo cardiovascular más conocidos en estos pacientes".

Por su parte, el doctor Domingo Orozco, perteneciente al centro de salud "Acacias" de Alicante, resaltó la relación entre prevención cardiovascular y metabolismo hidrocarbonado. Para este experto, la enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad en la diabetes mellitus. Además, en la diabetes, la enfermedad cardiovascular es más precoz y más agresiva. Para intentar modificar el curso natural de los acontecimientos, es necesario evitar la progresión de la diabetes, tratar los factores de riesgo en los diabéticos y sin duda, tratar la glucemia en el diabético."Por tanto, indicó Orozco, existen nuevas evidencias de que la intervención sobre el metabolismo hidrocarbonado puede modificar el riesgo cardiovascular en los diabéticos".

Para el doctor Miguel Ángel Prieto Díaz, del centro de salud Vallobín Concinos de Oviedo, la prevalencia de la HTA en pacientes diabéticos tipo 2 es elevada y guarda una clara relación con el grado de deterioro renal que presente el paciente. En España puede afirmarse sobre la base de los estudios existentes, que 3 de cada 4 diabéticos son hipertensos, y que entre los hipertensos la prevalencia de diabetes es superior a los pacientes normotensos.

Las recomendaciones de la mayoría de las guías de práctica clínica consideran al hipertenso-diabético como un paciente de alto riesgo cardiovascular, por lo que se recomienda un tratamiento antihipertensivo más agresivo, precoz y fijando como objetivo unas cifras de presión arterial más bajas que los hipertensos no diabéticos. Se proponen cifras inferiores o iguales a 130/80 mmHg en el hipertenso diabético y las más rigurosas de 125/75 mmHg en aquellos pacientes que además presentan proteinuria superior a 1 gr/día.

Esta jornada se cerró con la celebración de diez talleres dedicados a la evaluación del riesgo cardiovascular, al cumplimiento en el paciente hipertenso y diabético, la indicación de los autocontroles en el diabético, el AMPA y MAPA, aspectos prácticos sobre la antiagregación y la anticoagulación, la evaluación de las lesiones en los órganos diana en la hipertensión y en la diabetes, la dietética aplicada, la intervención para dejar de fumar, la prevención de la insuficiencia cardíaca desde AP y las indicaciones y manejo de antidiabéticos orales e insulina.