Medicamentos para la presión arterial alta podrían mejorar las tasas de supervivencia en pacientes de COVID-19 y reducir la gravedad de la infección, según una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (EUA), que publican en la revista ‘Current Atherosclerosis Reports’. Los investigadores estudiaron a 28.000 pacientes que tomaban antihipertensivos.

Descubrieron que el riesgo de enfermedad grave por COVID-19 y muerte se redujo para los pacientes con presión arterial alta que tomaban IECA o bloqueadores de los receptores de angiotensina.

El investigador principal, el doctor Vassilios Vassiliou, de la Facultad de Medicina de Norwich de la UEA, explica que "se sabe que los pacientes con enfermedades cardiovasculares tienen un riesgo particular de infección grave por COVID-19 . Pero al comienzo de la pandemia existía la preocupación de que medicamentos específicos para la HTA podría estar relacionada con peores resultados para los pacientes con COVID-19 ".

COVID-19 y antihipertensivo

"Queríamos averiguar cuál es el impacto de estos medicamentos para estos enfermos, por lo tanto estudiamos los resultados para los pacientes que toman antihipertensivos, mirando particularmente lo que llamamos resultados ‘críticos’ como ser admitidos en cuidados intensivos o ser conectados a un ventilador, y la muerte", añade.

El equipo analizó datos de 19 estudios relacionados con COVID-19  y medicamentos IECA y ARB. El metanálisis involucró a más de 28.000 pacientes y es el estudio más grande y detallado hasta la fecha.

Compararon los datos de los pacientes con COVID-19 que estaban tomando medicamentos IECA o ARA II con los que no, centrándose en si experimentaron eventos "críticos" (admisión a cuidados intensivos y ventilación invasiva o no invasiva) y muerte.

El doctor Vassiliou apunta que encontraron un tercio de los pacientes con COVID-19 con presión arterial alta y una cuarta parte de los pacientes en general estaban tomando un IECA / ARA II. "Esto probablemente se deba al aumento del riesgo de infección en pacientes con comorbilidades, como enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes. Pero lo realmente importante que mostramos fue que no hay evidencia de que estos medicamentos puedan aumentar la gravedad de COVID-19 o el riesgo de muerte".

Función protectora

"Por el contrario -añade-, encontramos que había un riesgo significativamente menor de muerte y resultados críticos, por lo que, de hecho, podrían tener una función protectora, especialmente en pacientes con hipertensión".

De hecho, los pacientes con coronavirus y presión arterial alta que tomaban estos antihipertensivos tenían 0,67 veces menos probabilidades de tener un resultado crítico o fatal que aquellos que no tomaban estos medicamentos.

A su juicio, esta investigación proporciona "evidencia sustancial para recomendar el uso continuo de estos medicamentos si los pacientes ya los estaban tomando. Sin embargo -puntualiza-, no podemos abordar si el inicio de estos comprimidos de forma aguda en pacientes con COVID-19  podría mejorar su pronóstico, ya que el mecanismo de acción podría ser diferente".