El miércoles 24 dio inicio de manera virtual la Semana de la Innovación 2021 llamada “innovación en salud más allá de la pandemia”, en la cual el Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, dio uno de los mensajes de apertura.

En este foro, la industria de innovación biofarmacéutica y autoridades federales coincidieron en lo fundamental, que es la cooperación entre diferentes sectores para hacer frente a desafíos como la COVID-19.

Gracias a los esfuerzos colaborativos entre la industria biofarmacéutica, centros de investigación, academia y gobiernos, las investigaciones sobre posibles vacunas pasaron de 83 en abril pasado a 264 en marzo de este año, destacó el presidente de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), Rodrigo Ruiz, durante la primera de dos jornadas de la Semana de la Innovación 2021: “Innovación en salud más allá de la pandemia”

13 vacunas aprobadas

El ejecutivo, quien recientemente asumió el cargo, agregó que actualmente hay 13 vacunas contra la COVID-19 aprobadas por al menos un país o agencia reguladora, y que en México existen cinco vacunas autorizadas para uso de emergencia por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“En conjunto con académicos, gobiernos, fundaciones y organismos multilaterales, nuestra biofarmacéutica ha conseguido en un año lo que habitualmente hubiera tomado entre 10 y 15 años”, subrayó.

Sostuvo que esos logros han sido posibles gracias a sólidos ecosistemas de innovación para la investigación y el desarrollo, que permitieron a la industria no comenzar desde cero.

Afirmó que nunca antes se habían compartido tantos datos y recursos tecnológicos entre centros de investigación, farmacéuticas, universidades y sistemas de salud alrededor del mundo.

Objetivos de la industria

Manifestó que la demanda global de vacunas ha significado retos inéditos, por lo que la industria tiene el objetivo de lograr 10,000 millones de dosis para finales de 2021, producción que alcanzaría para 5,000 millones de personas, de una población mundial que ronda los 7,700 millones.

“La colaboración al interior de la industria fue crucial, pero lograr esta proeza, que las vacunas lleguen a las personas, solo ha sido posible gracias al compromiso del gobierno de México”, enfatizó.

Ruiz apuntó que la industria biofarmacéutica tiene además el objetivo de asegurar el suministro de medicamentos para pacientes que viven con otros padecimientos no relacionados con COVID-19: “Si bien la COVID-19 ha tomado buena parte de la atención del mundo, desde la industria biofarmacéutica no hemos detenido la atención ni la investigación en otros padecimientos que afectan la vida de millones de personas”, afirmó.

Durante la inauguración, el Secretario de salud federal, Jorge Alcocer, consideró que las tecnologías innovadoras tienen enormes posibilidades de aumentar el bienestar humano, pero llamó a estar atentos a que el progreso tecnológico represente resultados sanitarios equitativos.

“La respuesta innovadora-científica ante la crisis no ha sido igual de rápida y contundente entre los distintos países. Al tiempo que los adelantos de la tecnología redefinen la forma en que las personas, los sistemas y la información interactúan, las comunidades más apartadas suelen quedar excluidas”, aseguró.

Colaboración interinstitucional

Para lograr la innovación científica y tecnológica de manera sostenible y equitativa, sostuvo el funcionario, es crucial que se refuercen los lazos entre instituciones, comunidades y el área científica.

Alcocer se pronunció por promover la equidad en innovación tanto a nivel internacional como nacional, sin olvidar que cualquier invención debe involucrar a la comunidad.

En tanto, Martha Delgado, Subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de Relaciones Exteriores, reconoció en el panel “Vacunas y tratamientos COVID-19. Una historia de innovación y colaboración”, que el desarrollo de vacunas en México es incipiente y que por ello el impulso a la inversión farmacéutica es uno de los ejes prioritarios del actual gobierno federal.

La funcionaria destacó que el portafolio de vacunas contra la COVID-19 con el que cuenta el país es producto de las excelentes relaciones que se tiene con el exterior: “México ha logrado tener acuerdos muy convenientes y hay 250 millones de dosis precompradas”.

Innovación y COVID-19

En el panel “Enfrentando la pandemia: ¿cómo ha contribuido la innovación?, el director general de la International Federation of Pharmaceutical Manufacturers (IFPMA), Thomas Cueni, declaró que la pandemia ha generado colaboraciones sin precedentes entre diferentes sectores, como la industria biofarmacéutica, pequeñas empresas de biotecnología y la academia.

Aseveró que frente a la pandemia, el verdadero enemigo no es la competencia, sino el virus y el tiempo en contra.

“Hemos visto descontento con respecto a la manufactura de las vacunas, pero no hay que olvidar lo compleja que es esta tarea”, manifestó. “Las vacunas nos ayudarán solo si llegan a los pacientes, a la gente que está dispuesta a aplicárselas”, dijo.

Apuntó que para acelerar los procesos de fabricación se han formado alianzas entre diferentes empresas y puso de ejemplo los casos de Sanofi-Pfizer/BioNTech y AstraZeneca-Serum Institute.