La relación entre alimentos y salud ha sido demostrada por estudios científicos y los expertos aseguran que la dieta puede proteger contra el dolor y determinadas enfermedades. “Cuando enfermamos o experimentamos dolor en el cuerpo se producen procesos inflamatorios para proteger y curar el daño que se esté produciendo y procesos antiinflamatorios para resolver ese problema una vez se ha solucionado”, explica Laura Arranz, doctora en alimentación y nutrición, licenciada en farmacia, profesora de la Universidad de Barcelona y  autora del libro La dieta para el dolor.

En el caso del dolor y la enfermedad, la dieta puede aportar tanto nutrientes que favorecen la inflamación como nutrientes que son antiinflamatorios. “Por ello, lo importante es conocer las propiedades de cada uno para ver cuál es el mejor para cada persona, en función del beneficio que se busca”, asegura Arranz.

Alimentos fermentados

“Entre los alimentos de moda, hay uno por el que mucha gente me pregunta que es el té kombucha. Se trata de una bebida fermentada que aporta cierto nivel de microorganismos vivos y que por eso es tendencia como probiótico“, cuenta la doctora. “La cantidad de fermentos que aporta es muy baja, mucho menos que un yogur, por tanto, si lo consumimos por gusto está bien, pero no esperando tantos beneficios como se le atribuyen, pues son beneficios que los tienen también otros alimentos fermentados”, añade.

Col kale, propiedades

Laura Arranz es también autora del libro Kale, el superalimento que puede ayudarte a mejorar tu alimentación y tu salud. “¡Esta verdura es la reina! Desde luego el kale es algo más que una verdura de moda, la fama se la merece, ya que nutricionalmente es la más rica en muchísimos nutrientes como la fibra, la vitamina C, el hierro, el calcio, el magnesio, el ácido fólico, los antioxidantes, las proteínas vegetales…”, expone.

Una ración de kale puede tener más calcio que la leche, más hierro que la carne, más ácido fólico que los huevos o más vitamina C que las naranjas. “Y todo eso en muy pocas calorías. Todo un tesoro nutricional que no nos deberíamos perder”, concluye.

Frutas y verduras de moda

El aguacate, el bimi o el kumquat son ejemplos de alimentos de moda. “Normalmente solo por el hecho de ser exóticos son más atractivos que las frutas y verduras a las que estamos acostumbrados, pero es verdad que tienen propiedades interesantes”, según Arranz.

El aguacate, que ahora ya se cultiva en España, contiene vitaminas, minerales, fibras, pero sobre todo grasas saludables similares a las del aceite de oliva.

El bimi es una verdura “prima hermana” del brócoli, pero con tallos muy largos que acaban en las flores típicas de las coles. Son ricas en sulforafanos e isotiocianatos, componentes antioxidantes y antiinflamatorios.

El kumquat es una fruta cítrica, que dentro de su pequeño tamaño esconde una gran riqueza en vitamina C y otros componentes antioxidantes como los betacarotenos.

La avena y sus propiedades

La avena integral como beneficio diferencial respecto a otros cereales es que tiene un tipo de fibra especialmente beneficioso para el organismo, los betaglucanos. Está también entre los alimentos de moda. Ayuda a regular los niveles de colesterol y es una gran aliada de la salud intestinal.

Beneficios de las bebidas vegetales

Entre los alimentos de moda encontramos también las bebidas vegetales. Normalmente están elaboradas a base de agua y el ingrediente vegetal principal. La de soja tiene más proteínas, pero tiene menos calcio y ácido fólico que las de almendras o avellanas. En cambio, la de avena es virtuosa por el tipo de fibra, los betaglucanos, grandes reguladores del colesterol. Finalmente, la de coco es muy ligera y con mucho sabor. Y la de arroz es la que tiene menos interés nutricional, aunque es más rica en almidón y suele sentar muy bien a las personas con problemas gastrointestinales. “Las mejores son las de avena, almendras y avellanas a nivel nutricional. Eso sí, siempre si azúcares añadidos”, concluye la nutricionista.

Aceite de coco vs aceite de oliva

“Me da pena que se popularice una grasa vegetal que simplemente no está mal en un país en el que tenemos alta disponibilidad de un aceite vegetal que es excelente, el aceite de oliva virgen extra”, opina Arranz.

El aceite de coco se ha popularizado por sus supuestos beneficios para la salud debidos a su composición algo especial en ácidos grasos de cadena media y a su contenido en antioxidantes.

“Es mejor que otra grasa vegetal como es el aceite de palma, pero, en realidad, no tiene ni punto de comparación con la excelente composición nutricional y los grandes beneficios más que demostrados que aporta el aceite de oliva virgen extra, que es bueno para nuestra salud cardiovascular, sistema nervioso, regulación del peso, etc.”, asegura Arranz.

Insectos, alimentos del futuro

“Los insectos nutricionalmente son una excelente fuente de proteínas y probablemente en el futuro formen parte de nuestras opciones dietéticas, ya sea tal cual o como alimentos procesados que tengan insectos entre sus ingredientes”, informa la nutricionista. Sin embargo, a día de hoy todavía son alimentos que, en Europa, se consideran Novel Foods y no pueden comercializarse sin una previa autorización.

“En realidad es un mercado que todavía es muy anecdótico, pero sí es algo en lo que se están fijando las empresas alimentarias y de restauración, en parte debido a la tendencia de la reducción del consumo de carne y del cuidado del medioambiente y la sostenibilidad“, concluye.