Los farmacéuticos recomiendan

leer el etiquetado para

evitar errores a la hora de escoger

los alimentos menos calóricos.

La alimentación en las distintas

etapas de la vida, las declaraciones

nutricionales de los

alimentos y la necesaria educación

nutricional de la población

son algunos de los temas

que serán debatidos por los

farmacéuticos en las próximas

Jornadas Nacionales de Alimentación

que tendrán lugar

en Tarragona.

Con motivo de este encuentro,

el Consejo General

de Colegios Oficiales de Farmacéuticos

ha querido transmitir

a la población la necesidad

de desterrar la falsa

creencia de que los productos

light no engordan.

El término “light”, empleado

frecuentemente por la industria

alimentaria, se puede

traducir como sinónimo de ligero

o suave, y se utiliza para

distinguir a aquellos alimentos

cuyo aporte energético es menor

que el de los correspondientes

alimentos homólogos

de referencia. La disminución

en el valor energético de estos

productos se consigue por la

eliminación total o parcial, y/o

por la sustitución de uno o varios

componentes que aportan

energía, fundamentalmente,

azúcares y grasas.

Pero cualquier alimento

que contenga macronutrientes

(proteínas, grasas o hidratos

de carbono) o alcohol en su

composición, aporta energía y

contribuye a la ingesta calórica

total de la dieta. Si se superan

las necesidades energéticas del

individuo, aumentará su peso

corporal y fundamentalmente

la grasa.

Al pensar que los productos

light adelgazan o no engordan,

los ciudadanos pueden tomar

dos o tres veces más

cantidad del alimento light que

del homólogo de referencia,

provocando una mayor ingesta

de calorías y en consecuencia

un aumento de peso.

En este sentido, los farmacéuticos

recomiendan comprobar

el etiquetado al elegir los

alimentos menos calóricos y de

este modo evitar errores.