Toser es una forma de limpiar el árbol respiratorio de cuerpos extraños o exceso de mucosidad gracias a las contracciones de la cavidad torácica que provocan la liberación del aire de los pulmones. Sin embargo, aunque se puede considerar como un acto de higiene que mantiene limpia la tráquea y los bronquios, la tos continua es realmente incómoda para quienes la sufren.

Se pueden distinguir dos tipos de tos: productiva y seca. La primera de ellas suele producirse por la irritación o inflamación de las vías respiratorias y se caracteriza por la aparición de flemas, mientras que la segunda, por su parte, puede estar provocada por una naturaleza alérgica, neurótica o por otras enfermedades, y suele ser irritante y no elimina secreciones del tracto respiratorio.

Para acabar con esta molesta reacción del organismo y ayudar al paciente a recuperar su bienestar, los medicamentos homeopáticos se convierten en un gran aliado. Actúan sobre la causa de la tos como la excesiva mucosidad o la reactividad irritativa.

Los medicamentos homeopáticos están recomendados para los diferentes tipos de tos, tanto productiva como seca, ya que es frecuente que en un mismo proceso catarral la tos se transforme de una a otra. Por tanto, gracias a la dualidad de estos medicamentos, se pueden utilizar los mismos gránulos o el mismo jarabe homeopático durante todo el resfriado.

Son, además, ideales para tener siempre a mano en el botiquín familiar ya que gracias a su alta tolerancia son aptos para todos: niños, adolescentes, adultos, embarazadas y ancianos. Son, por tanto, una opción práctica y económica, ya que con el mismo medicamento se puede tratar a toda la familia.

Estos medicamentos presentan una alta seguridad pues, entre otros beneficios, no producen somnolencia, por lo que se pueden realizar las actividades cotidianas sin problemas, como conducir sin riesgos. no aparecen molestias digestivas, así pues no hay riesgos de sufrir estreñimiento ni diarrea. y son compatibles con otros medicamentos, por lo que no hay que preocuparse si se toman junto con otros fármacos.

Los medicamentos homeopáticos para el tratamiento de la tos se pueden encontrar en la farmacia en dos formatos: jarabe y tubos de gránulos. Los gránulos, que son la forma farmacéutica específica de los medicamentos homeopáticos, constituyen un auténtico “jarabe de bolsillo”, ya que son pequeñas esferas de sacarosa y lactosa que gracias a su comodidad para llevar a cualquier parte (en el trabajo, en viajes, para los niños en la guardería”) facilitan el cumplimiento del tratamiento. Además, su agradable sabor ayuda a que los más pequeños acepten bien el medicamento y terminen el tratamiento.

Estos episodios de tos aparecen en cada persona de manera particular y, desde la visión del medico homeópata es importante, además de la causa, valorar las circunstancias en las que empeora o mejora, ya que hay pacientes que ven aliviada la tos con el frío y, sin embargo, otros notan mejoría con el calor. Así, es recomendable la consulta con el médico para solucionar de la manera más rápida y eficaz el incómodo cuadro de tos según las características de cada paciente.

Dr. Víctor Casaprima

Médico de familia. Desarrollo infantil. Homeopatía.