Redacción, Valencia.- Unas cinco mil parejas de la Comunidad Valenciana que son portadoras de alteraciones cromosómicas o genéticas serán susceptibles de un servicio de diagnóstico genético preimplantacional que permitirá el diagnóstico temprano de enfermedades hereditarias. Así lo ha anunciado el conseller de Sanidad, Serafín Castellano, en el transcurso de la presentación del primer embarazo conseguido por el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) de una pareja afectada de atrofia muscular espinal cuyo bebé no desarrollará la enfermedad.Este diagnóstico genético será posible gracias a un concierto entre la Conselleria de Sanidad y el IVI, que comenzará a funcionar a partir del próximo 1 de mayo, según ha señalado Castellano.

La finalidad de la colaboración entre ambas entidades es ofrecer a la población de riesgo este servicio de diagnóstico genético, con el fin último de conseguir gestaciones libres de la transmisión de la enfermedad.Según ha declarado el co-director del Instituto Valenciano de Infertilidad, Antonio Pellicer "la puesta en marcha de este programa, primero en nuestro país y segundo en Europa en implantarse, ha permitido que podamos celebrar hoy el caso de esta mujer que va a dar a luz a una hija sana, siendo portadora de una atrofia muscular".

Este acuerdo, ha dicho el titular de Sanidad valenciano, "permite implantar en la sanidad pública una nueva aproximación diagnóstica para evitar enfermedades congénitas". El diagnóstico genético abarcará 50 enfermedades transmitidas a través de un sólo gen mediante una técnica denominada de "reacción en cadena de la polimerasa" y que actualmente sólo puede realizarse en dos centros de Europa, la Universidad Libre de Bruselas y el IVI de Valencia.