Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

La prevalencia de conductas autolesivas en las consultas de Urgencias pediátricas es alta. Las autolesiones suponen el 25% de los motivos de atención de menores en Urgencias por motivo psiquiátrico. Así lo ha indicado un estudio realizado por el Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitari Vall d’Hebron de Barcelona y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM). También ha colaborado la Unidad de Urgencias de Pediatría del hospital catalán.

Las principales conclusiones del estudio ‘Prevalencia a tres años de las conductas autolesivas entre los motivos de consulta a Urgencias en población infantil y juvenil’ se han publicado en la revista Actas Españolas de Psiquiatría. “La detección y la atención adecuada de estas conductas con programas especializados pueden ayudar a prevenir el deterioro del funcionamiento psicosocial, así como detectar de forma precoz el debut de trastornos psiquiátricos”, han dicho los investigadores en sus conclusiones.

Las autolesiones en edad infanto-juvenil

Los autores del estudio han analizado 566 episodios clínicos relacionados con un problema de salud mental atendidos en Urgencias pediátricas entre los años 2015 y 2017, de las 122.985 consultas a Urgencias de Pediatría.

Una cuarta parte de estos casos tenía problemas de autolesiones, según los resultados obtenidos. Entre estos daños se han registrado los intentos de suicidio por sobreingesta de medicamentos, los cortes en el brazo o los golpes autoinfligidos.

Uno de los perfiles de paciente más habituales ha sido el de mujer con una edad media de 15 años y, a menudo, sin patologías psiquiátricas de base. Marc Ferrer, jefe de la Sección de Hospitalización del Servicio de Psiquiatría e investigador principal del estudio, ha comentado que las conclusiones “invitan a reflexionar sobre un problema creciente y preocupante. Son jóvenes que deberían estar disfrutando de la vida sin demasiadas preocupaciones. En cambio, tienen un gran sufrimiento emocional y una manifiesta incapacidad para soportarlo. Llegan a la autolesión y, en algunos casos, al suicidio”.

Forma de expresar el sufrimientoAlta prevalencia de conductas autolesivas en Urgencias pediátricas

Por su parte, Mónica Sancosmed, del Servicio de Pediatría, ha explicado que “cualquier forma de provocarse dolor es una manera de expresar el sufrimiento. La rabia, la soledad o la tristeza son emociones que no pueden expresar. Les resulta más fácil controlar el dolor físico que el emocional. Con esto, liberan parte de la ansiedad que sienten”.

Esta pediatra ha analizado los motivos por los que los jóvenes se autolesionan. Los principales factores de riesgo son:

  1. Sociodemográficos: predominio del sexo femenino.
  2. Psicopatológicos: baja autoestima, trastornos de conducta, depresión, abuso de sustancias.
  3. Psicosociales: acoso escolar, problemas familiares, abuso sexual, violencia doméstica, diferencias étnicas, culturales, etc.

 

Mónica Sancosmed ha añadido a este listado “la eclosión de las nuevas tecnologías”. Según ha indicado, muchos jóvenes se refugian en la realidad virtual de las redes sociales para evitar su realidad. “Últimamente se ha añadido un cambio en la percepción y ya no ven las autolesiones como algo negativo. Sienten cierto bienestar por la pertenencia a un grupo y el formar parte de algo que está de moda”.

Resultados del estudio

La edad mediana de los jóvenes que consultan a urgencias por un problema relacionado con la salud mental ha bajado durante los últimos años. En 2015 era de 16 años, mientras que en 2017 fue de 12 años. Marc Ferrer ha comentado que, “por desgracia”, estos resultados están en sintonía con otros estudios similares realizados fuera de España.

El estudio “refuerza la evidencia de la necesidad urgente de obtener recursos específicos para esta población tan vulnerable”. Los jóvenes después “pueden desarrollar trastornos psiquiátricos graves que se puede cronificar”, ha dicho el investigador principal.