La probabilidad de rebrote de la epidemia por COVID-19 “es alta”, pero si hay una segunda onda epidémica en otoño “será algo más controlada”, según ha estimado Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Emergencias de Sanidad. En su opinión, “los mecanismos de control y el trabajo que se está haciendo van a ayudar a que el sistema no llegue a los límites” que ha alcanzado anteriormente en caso de rebrote de la epidemia.

Tras concluir la reunión del comité técnico de seguimiento diario del coronavirus, Simón ha explicado que los nuevos rebrotes “es algo que puede pasar con mucha probabilidad”. “Todo el trabajo que hagamos tiene que estar basado en esa probabilidad alta de nuevos rebrotes”, ha añadido.

Los expertos no saben a ciencia cierta si habrá una segunda onda este otoño, pero las autoridades están haciendo “un esfuerzo para controlar rápido” ese posible rebrote de la epidemia con el objetivo de que “el impacto sea muchísimo menor”. “Creo que será algo más controlada, pero va a depender de cómo nos comportemos todos”, ha añadido Fernando Simón.

Uso obligatorio de mascarillas

Por otra parte, Fernando Simón ha justificado el uso obligatorio de mascarillas en el transporte público por la corta duración de los trayectos, incluidas las personas que pudieran tener problemas respiratorios, si bien ha hablado de cierta flexibilidad con personas con enfermedad respiratoria crónica, personas con ansiedad o niños.

“Mientras no haya movilidad, la distancia de seguridad se puede mantener en cierto punto, pero a medida que esa movilidad se va aumentando, vamos a tener más problemas para mantener las distancias”, ha indicado el responsable del Centro de Coordinación de Emergencias de Sanidad. “Todos somos lo suficientemente sensatos como para entender que si el resto lleva mascarilla, estas personas no van a suponer un riesgo”, ha añadido.