José García, Madrid.- La Asamblea General de la Asociación Médica Mundial (AMM), reunida recientemente en Helsinki (Finlandia), ha decidido instar a los Gobiernos a que potencien la relación de confianza entre el médico y el paciente al redundar en la calidad asistencial y aboga por modificar el concepto de "error médico" por el de "proceso adverso" en la atención sanitaria al encontrarnos "no con una Medicina individualista, sino con una Medicina en equipo", tal y como ha explicado, en declaraciones a EL MEDICO INTERACTIVO, el presidente del Consejo General de Colegios de Médicos y representante español en la citada Asamblea, Guillermo Sierra.

Un estudio, presentado durante la Asamblea y realizado en seis países -Estados Unidos, Canadá, Alemania, Japón, Reino Unido y Sudáfrica- evidencia, según ha indicado Sierra, que el paciente, después de la relación con la familia, lo que más valora es la relación que mantiene con su médico. "Esa confianza", a juicio del presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), "se sustenta, por un lado, en que el médico es un profesional sometido a un código ético que está por encima de las exigencias legales, y por otro, en la independencia del facultativo de los poderes políticos".

Según las conclusiones del estudio, sólo una minoría de los pacientes definen la relación médico-paciente como "autoritaria y paternalista". En opinión de Sierra, el paciente va adquiriendo cada vez más protagonismo, "hecho que se valora muy positivamente entre los médicos". Aunque, señala el presidente de la OMC, "por desgracia ese paternalismo, que abandonamos los médicos, está siendo cogido por los representantes políticos, que cada vez tienen un mayor tutelaje innecesario, equivocado y excesivo sobre la sociedad civil".

En definitiva, durante la reunión internacional se puso de manifiesto, señala Sierra, que uno de los "pilares básicos" de la calidad asistencial es esa relación entre médico y paciente y que todo factor que "incida negativamente" en esa relación de confianza dará lugar a una deficiencia en la atención sanitaria.

Errores médicos

Otro de los asuntos abordados durante el encuentro de Helsinki ha sido los errores en la atención sanitaria. Según el presidente de la OMC, en las Facultades hoy se enseña una "Medicina individualista", cuando luego se tiene que ejercer una "Medicina en equipo". Y este tipo de Medicina, en equipo, hace que no sólo se tenga que hablar de errores médicos, "concepto que tiene que desaparecer", sino de "procesos adversos" en la atención al paciente. En definitiva, el error es de un proceso y no debe ser individualizado, "lo que", matiza Sierra, "no quiere decir que cuando haya una negligencia, se quiera ocultar, pero sí creemos que para la sociedad es más beneficioso indagar sobre los procesos adversos que puede tener un paciente a indagar sobre la culpabilidad de un médico".

En este sentido, en Dinamarca, dice el presidente de la OMC, sociedad, profesionales, asociaciones de pacientes, compañías de seguros y representantes políticos se han unido para estudiar de qué forma pueden reducirse el número de procesos adversos con los que puede encontrarse el paciente. Para Sierra, nos encontramos con una "cultura del saber y no del error". A su juicio, "es muy difícil mejorar esa cultura cuando lo que hay detrás es el concepto de culpabilidad". No obstante, aclara el presidente de la OMC, "habrá que buscar fórmulas para que el ciudadano sea indemnizado ante un proceso adverso, pero si entre todos buscamos dichos procesos será más fácil que el paciente sea atendido con mayor seguridad". En opinión de Sierra, "es necesario cambiar la cultura y para eso hace falta un liderazgo que bien pueden desempeñar los colegios de médicos".

Mejorar la Declaración de Helsinki

Durante la reunión de la Asamblea de la AMA, también se analizó la posibilidad de modificar y mejorar la Declaración de Helsinki de 1964 sobre los principios éticos para las investigaciones médicas en seres humanos. En concreto, se estudia modificar el párrafo 30 referido al principio ético de que los pacientes que toman los riesgos potenciales de un estudio de investigación médica deben, cuando sea posible, beneficiarse de los resultados de dicho estudio.

Finalmente, según Sierra, también se reflexionó sobre el compromiso de los médicos con la justicia social, con los derechos humanos y, en concreto, con los derechos de los pacientes. Así, se concluyó que "los países con más recursos tienen que ayudar a aquellos con una asistencia sanitaria deficitaria".