Ante la nueva situación de desescalada, el siguiente paso en materia de Sanidad es desmontar el dispositivo montado para estas primeras fases de la pandemia y que los profesionales de Atención Primaria puedan retomar su actividad en los centros de salud. Todo ello teniendo en cuenta que solo en Madrid, la Atención Primaria está haciendo seguimiento a más de 230.000 pacientes de COVID-19.

Para encarar este nuevo reto de desescalada, desde el Sector de Atención Primaria de AMYTS, sindicato mayoritario entre el colectivo médico de Madrid, se ha emitido un comunicado, recordando que, según sus cálculos, el 23 por ciento de los médicos del Servicio Madrileño de Salud se ha visto infectados por el COVID-19. Una enfermedad que la Administración no está reconociendo como enfermedad profesional, reivindicación que venimos capitaneando en AMYTS desde el inicio de la crisis.

Así, se insiste en primer lugar en realizar test rápidos en los Centros de Salud y SAR (Servicio de Atención Rural) para saber la situación de los profesionales. Estas pruebas también deben realizarse de forma masiva a la población y así poder aislar a los pacientes asintomáticos y evitar un segundo pico e impedir que los servicios sanitarios vuelvan a saturarse y poder empezar a atender otras patologías sin riesgo de contagio y sin que los profesionales sean trasmisores de COVID.

También preocupa la actividad realizada por los ESAPD (Equipos de Soporte de Atención Paliativa Domiciliaria) que se realiza fundamentalmente en domicilio y con pacientes de riesgo. Por este motivo, se considera necesario el hacer test serológicos en todos estos profesionales de forma prioritaria.

Igualmente, añaden que los centros de salud vienen asumiendo una gran sobrecarga de trabajo desde mucho antes de la pandemia y al tremendo esfuerzo que nuestros médicos realizan habitualmente se une el necesario para realizar el seguimiento y control de los pacientes dados de alta en hospitales. Por ello, es necesario conocer cómo se ha planificado reforzar las plantillas en los Centros de Salud, y dotar de más recursos para esta labor determinante en la fase de desescalada.

Por último, la falta de desinfección en Centros de Salud, SAR, hoteles medicalizados y bases del SUMMA es otro punto preocupante. Por ello, se reclama ayuda a la Federación Española de Municipios y Provincias para movilizar a los alcaldes.