La máxima responsable del sector de Atención Primaria de Asociación de Médicos y Titulares Superiores de Madrid (AMYTS, adscrita a CESM), Ana Giménez, ha transmitido por escrito a la Consejería de Sanidad la “profunda indignación” que está causando en muchos compañeros el reparto de la Productividad Variable correspondiente a 2010.

Las quejas sobre irregularidades son numerosas y obedecen a varios motivos, entre ellos que el nuevo sistema informático AP-Madrid (en aquellos centros en los que está implantado) “no es capaz de explotar los datos de cumplimiento de cartera”.

Tales datos, por lo demás, no han sido pactados con los representantes de los trabajadores, lo que supone un “grave incumplimiento de la legislación vigente”.

AMYTS también hace notar que se bareman aspectos imposibles de alcanzar por cualquier profesional (por ejemplo, tener residentes en turno de tarde), o, como los relativos a investigación y docencia, de muy difícil cumplimiento por la situación de sobrecarga asistencial.

Por si todo ello no fuera bastante, se ha comprobado que un porcentaje similar de cumplimiento de objetivos puede dar lugar a diferente trato económico en función de los distintos centros en los que se trabaja.